Buenos Aires.- El presidente argentino Mauricio Macri, que busca su reelección en los comicios generales de octubre, reconoció el domingo que su partido hizo "una mala elección" en las elecciones primarias que se desarrollaron en la jornada.

"Hemos tenido una mala elección y eso nos obliga, a partir de mañana, a redoblar los esfuerzos para que en octubre logremos el apoyo que se necesita para continuar con el cambio", dijo Macri a sus seguidores en Buenos Aires.

El inicio de la difusión de los datos estaba previsto para las 21:00 hora local, (00.00 GMT), pero a las 22.16 hora local (01.16 GMT) todavía no se difundían datos, sin ninguna explicación oficial, lo que creó una fuerte controversia en el abanico opositor, que exigió explicaciones por parte del Gobierno y la divulgación del recuento.

Junto a Macri se encontraba parte de su equipo, entre ellos la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal –que opta a la reelección– y el alcalde de la capital, Horacio Rodríguez Larreta, quien ya había hablado al comienzo de la noche y que según trascendió fue el más votado en las primarias locales.

El inicio de la difusión de los datos estaba previsto para las 21:00 hora local, (00.00 GMT), pero a las 22.16 hora local (01.16 GMT) todavía no se difundían datos, sin ninguna explicación oficial, lo que creó una fuerte controversia en el abanico opositor, que exigió explicaciones por parte del Gobierno y la divulgación del recuento.

Macri remarcó que "hay que ir hacia el futuro" y "vivir en un sistema donde se fortalezca "aún mas la institucionalidad" y la "democracia". "Trabajemos juntos para la elección de octubre, que es donde se ha de decidir tal vez los próximos 30 años de Argentina", consideró.

La fecha de las elecciones nacionales es el 27 de octubre, cuando además de presidente y legisladores nacionales y locales se elegirá a los jefes de Gobierno de dos distritos clave: la provincia de Buenos Aires y la ciudad de Buenos Aires.

Para llegar a la presidencia, el ganador de las elecciones debe lograr al menos el 45% de los votos positivos o el 40% y una diferencia de 10 puntos porcentuales sobre el segundo. En caso de no alcanzar esas cifras, el nuevo Gobierno se decidirá en un balotaje el 24 de noviembre.

La alianza oficialista de centroderecha llamada Juntos por el Cambio y la coalición opositora de centroizquierda Frente de Todos -con fuerte presencia del peronismo- son las favoritas para imponerse en las elecciones.

* Con información de Reuters y DW.