Caracas, Xinhua. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció este lunes en Roma, Italia, a los grupos opositores venezolanos por considerarlos antidemocráticos al desconocer su triunfo en las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril.

En declaraciones transmitidas por el canal oficial Venezolana de Televisión (VTV), Maduro pronunció un discurso durante un encuentro con movimientos y grupos sociales, al expresar su agradecimiento a la comunidad ítalo-venezolana que lo acompañó en su visita a Italia.

El gobernante se reunió este lunes con los grupos sociales luego de su encuentro con el papa Francisco, quien recibió al mandatario en su despacho del Palacio Episcopal de la Ciudad del Vaticano y más tarde con su colega italiano, Giorgio Napolitano.

El mandatario dijo sentirse impresionado por la cantidad de gente que lo saludaba, "con besos y solidaridad a los hijos de Chávez y Bolívar".

"Ahora somos más leales con su proyecto", dijo Maduro a los grupos sociales italianos al resaltar el legado del extinto presidente venezolano Hugo Chávez, quien falleció en Caracas el pasado 5 de marzo víctima de cáncer.

En su intervención, el mandatario denunció a los grupos opositores de su país.

"La derecha fascista (de venezuela) no ha hecho más daño porque no se lo hemos permitido", dijo.

Los grupos de derecha organizaron protestas en el país luego de las presidenciales del 14 de abril, ganadas por Maduro e impugnadas luego por los líderes opositores ante el Tribunal Supremo de Justicia.

"Pretendieron herir el sentimiento más noble del pueblo venezolano de solidaridad y amor con el presidente Chávez. Hay que ver cuántas cosas dijeron de él durante su enfermedad y cuántas veces lo mataron para llenar de angustia al pueblo", indicó.

Maduro dijo que la oposición apostó a que el pueblo perdiera la confianza en la dirección revolucionaria y si llegaba el momento del fallecimiento del presidente "fuera el inicio del proceso de violencia, venganza y odio desatado".

"La única forma de mantener la paz en Venezuela es que la revolución sea gobierno, somos los únicos que garantizamos la paz, la estabilidad, la tranquilidad, los derechos sociales", dijo el mandatario venezolano, quien recriminó lo que calificó como una ola de planes desestabilizadores orquestados por la derecha internacional.

Durante su discurso Maduro instó a los Socialdemócratas y Demócratas Cristianos, en alusión a los partidos venezolanos Acción Democrática y Copei, a una postura distinta a los otros grupos de la oposición.

Nicolás Maduro demandó justicia por los crímenes ocurridos durante los días 15 y 16 de abril, en alusión a las manifestaciones de protestas luego de las pasadas elecciones presidenciales registradas en Caracas y en otras ciudades venezolanas.