Naciones Unidas, Andina. El presidente Ollanta Humala Tasso planteó ante las Naciones Unidas la fórmula “incluir para crecer”, aplicada en Perú, como una orientación a seguir por los países, en el marco de la agenda post 2015, año en el que se deben alcanzar los objetivos del milenio.

Durante su exposición en el 68º Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, consideró que se debe tener una agenda de desarrollo única e integral y para ello se debe “reorientar la ecuación” y poner la lucha contra la igualdad en el centro de los esfuerzos.

“No hagamos del crecimiento un fin en sí mismo, sino, más bien, transformémoslo en una herramienta. Por ello, en el Perú creemos que la fórmula correcta es incluir para crecer. Esta es la orientación que el Perú propone para la agenda post 2015”, subrayó.

Ante los líderes mundiales que asisten a la asamblea, Humala Tasso remarcó que el proceso planteado para los Objetivos de Desarrollo Sostenible debe converger con la agenda de desarrollo post 2015 y redundar en una mayor capacidad de contribuir a la solución de problemas urgentes y a los retos que plantea el desarrollo.

“Resulta apremiante integrar diversos esfuerzos hoy aislados”, dijo, al saludar que la ONU haya escogido para este debate internacional un tema de fondo, como es la agenda de desarrollo posterior al año 2015, plazo previsto para concretar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El mandatario recordó que, desde el año 2000, el Perú cumplió anticipadamente estas metas, en particular, aquellas referidas a la lucha contra la pobreza y la pobreza extrema, el hambre, la mortalidad infantil y el acceso al agua potable.

“Nuestro país ha mejorado y tiene los mejores indicadores de cumplimiento de estos objetivos (…) El Perú ha dado un salto cualitativo, que actualmente se encuentra entre los de mayor crecimiento”, manifestó el dignatario peruano.

Reducción de la pobreza. Añadió que el Perú se trazó como objetivo de gobierno reducir la pobreza a la quinta parte de la población en el año 2016 y destacó los avances obtenidos en los últimos años por el país en la lucha contra la miseria y otros aspectos que afectan, sobre todo, a los menos favorecidos.

Reseñó que en el año 2000 más de la mitad de peruanos vivían en extrema pobreza y que hoy en día la cuarta parte de la población enfrenta esa situación, la que debe ser revertida con énfasis en la inclusión y con políticas de Estado “convergentes e interdependientes”.

“Para el término de mi mandato, en 2016, nuestro objetivo es reducir la pobreza a un quinto de nuestra población”, expresó durante su exposición en el 68º Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Resaltó, en este esfuerzo, la orientación del gasto hacia los más pobres y excluidos, mediante programas sociales destinados a elevar la calidad de vida de la población, la educación de niños y jóvenes, promover la igualdad de género y el acceso a los servicios de salud.

Todo ello, añadió, con especial atención a los que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Ratifica compromiso. En su intervención, el dignatario peruano ratificó el compromiso de su gobierno con la inclusión social, y trabajar para convertir el crecimiento económico en desarrollo y calidad de vida para todos los peruanos.

Recordó que hace dos años, a casi dos meses de asumir su mandato como Presidente del Perú, afirmó ante esta Asamblea que trabajaría por convertir el crecimiento económico en desarrollo y calidad de vida para mis compatriotas; y que profundizaría la democracia para resolver los problemas y las necesidades de todos.

“El país que queremos es un país próspero, donde todas las peruanas y peruanos, sin distinción, puedan disfrutar los beneficios del crecimiento de manera digna, segura y con libertad. Al cabo de dos años de gobierno me reafirmo en lo dicho. Nuestro compromiso es el mismo”, subrayó el mandatario.