El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, descartó, en una entrevista publicada este domingo, impunidad o "borrón y cuenta nueva" para los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que comentan delitos de lesa humanidad, en caso de concretarse un acuerdo de paz entre el grupo rebelde y su gobierno.

"Impunidad como la que tratan algunos de sugerir, no. No habrá borrón y cuenta nueva. Ni total amnistía. Ni total indulto", declaró el mandatario al diario "El Tiempo", en entrevista a propósito de que cumple el próximo miércoles tres años de gobierno.

Santos también reveló que su gobierno ya tiene contactos con la otra guerrilla, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), encaminados a iniciar conversaciones de paz.

Pero antes de ello, dijo que de lograrse la paz con las FARC habrá un proceso para reintegrar a la sociedad a los guerrilleros que no hayan cometido crímenes de lesa humanidad.

"La justicia transicional es, precisamente, para permitir la transición de la guerra a la paz, sin sacrificar los derechos de las víctimas: reparación, verdad y justicia. De eso trata el marco para la paz que estudia la Corte Constitucional".

Según Santos, una vez esté aprobada la ley de justicia transicional los guerrilleros de las FARC, que no hayan cometido delitos de lesa humanidad, podrán desmovilizarse y volver a la vida civil.

"Afortunadamente tenemos tierra para todo el mundo, incluyendo guerrilleros reinsertados. Ahí habrá una política específica para poder entregarles tierras a guerrilleros reinsertados, campesinos sin tierra o campesinos que no tienen tierra suficiente", ofreció Santos en la entrevista.

"Al mismo tiempo, vamos ayudarles a que tengan proyectos productivos, a que se puedan asociar con grandes empresarios y, como lo decía anteriormente, poder poner el campo a ser una fuente de prosperidad y desarrollo", comentó.

El gobierno de Santos inició un proceso de paz con las FARC en octubre pasado. Las negociaciones de se realizan en La Habana, Cuba, adonde viajaron delegados del gobierno y del grupo rebelde. Las partes buscan ponerle fin a un conflicto armado interno de 50 años.

"Porque veo que hay voluntad. Pero, sobre todo, las FARC no tienen alternativa diferente a firmar la paz. Los avances que hemos logrado me demuestran que hemos tomado la decisión correcta de iniciar este proceso", precisó el mandatario.

Recordó que en el contexto del proceso de paz, se acordó "el desarrollo rural integral. Las FARC son rurales; su razón de ser fue reclamar equidad en el campo".

De acuerdo con Santos, las conversaciones de La Habana "van bien y con altibajos normales". Las tratativas esperan finalizar este año.

La semana pasada, el presidente reiteró que negociará un proceso de paz con las FARC, mientras que las autoridades mantienen una fuerte ofensiva contra los rebeldes, que ha aprovechado las treguas -según el mandatario- para fortalecerse.

Santos dijo recientemente que el proceso de paz con las FARC es "una oportunidad real" de poner fin al conflicto y de cambiar la historia del país.