Excelsior.com.mx. El coordinador priista en el Senado, Emilio Gamboa, advirtió que los problemas estructurales del país, como la pobreza y el desempleo, necesitan de reformas “de gran calado que permitan superar las necesidades históricas de México. Asumir estos retos implica romper prejuicios y adecuar las leyes e instituciones en función del bienestar de las familias mexicanas”.

Por tal motivo, el PRI en el Senado celebra el inicio del proceso legislativo que derivará en la modernización del sector energético y financiero del país. El tema requiere de una discusión seria, informada y rigurosa, pero también demanda apartar dogmas y consignas que obstaculizan a la razón, dijo el también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta.

Señaló que el PRI en la Cámara Alta estará a la altura de miras para debatir la reforma energética, con el firme compromiso de privilegiar la política, pensando siempre en lo mejor para el interés nacional.

Dijo que los legisladores de su partido estarán atentos para recibir la iniciativa de reforma energética que, como anunció el presidente Enrique Peña Nieto, enviará a la Comisión Permanente esta semana, al igual que las diferentes propuestas que presenten otros partidos políticos, tal y como lo hizo el PAN el 31 de julio pasado en el seno de la Comisión Permanente.

“Nuestro grupo parlamentario está consciente de la complejidad técnica, económica y financiera del tema, por lo que consultaremos a expertos y a los principales actores involucrados, con la finalidad de consensar una reforma energética de fondo, que apuntale a este sector de la economía como auténtica palanca del desarrollo nacional”, aseveró.

Indicó que en materia petrolera, “todas las fuerzas políticas coincidimos en la necesidad de modernizar a Pemex y compartimos la firme convicción de no permitir, de ninguna manera, cualquier medida que implique la privatización de esta empresa, la cual, reiteramos, seguirá siendo propiedad de la nación”