Colombia, país que posee 48,3% de la superficie cultivada de cocaína, disminuyó su fabricación en 28%, según el informe presentado por la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, JIFE (en inglés: International Narcotics Control Board, INCB), órgano encargado de vigilar la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas.

Asimismo, se resaltó el avance en la incautación de cocaína que ha aumentado, en comparación con 2007, y que en el caso de Colombia fue de 57%, a 198,4 toneladas.

El informe expone el panorama mundial por regiones de la producción, precursores, rutas y consumo de drogas ilícitas, y el correspondiente a medicamentos de venta con receta, entre otros fármacos; además de emitir su diagnóstico y recomendaciones sociales.

Como efecto indirecto del tráfico de drogas, en varios países sigue aumentando el abuso de drogas ilícitas, y en los últimos años ha aumentado considerablemente la cantidad de personas que se someten a tratamiento, lo que está generando que Colombia sea no sólo uno de los principales productores de droga, sino que también encabece las listas de consumidores.