El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó este lunes que fundaciones de ultraderecha norteamericanas estarían financiando organizaciones indígenas en el país, con el fin de intervenir en las decisiones políticas.

Correa dijo tener informes de inteligencia en los que se denuncia a estas ONG de provocar a los carteles y con ello desestabilizar su gobierno, según publica El Comercio.

Estas afirmaciones fueron rechazadas por el líder opositor  Gilmar Gutiérrez, quien las calificó como mentiras y calumnias, y tildó al mandatario de  “cobarde”, exhortándolo  a comprobar el supuesto intervencionismo en los grupos indígenas. Para Gutiérrez los dichos de Correa sólo buscan desprestigiar a la oposición.  

Por su parte, Delfín Tenesaca,  presidente de la organización indígena Ecuarunari, también manifestó su desacuerdo con los dichos del mandatario.

“El presidente  tiene  infiltrados que desestabilizan  a  los pueblos, pero no lograrán desunirnos”, señaló Tenesaca.