Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que tiene informes sobre el supuesto apoyo de poderosas fundaciones de extrema derecha de Estados Unidos a unas supuestas conspiraciones para desestabilizar a su Gobierno.

"Hay conspiraciones en marcha" , remarcó Correa en su habitual programa de radio y televisión de los sábados, que en esta ocasión lo había pregrabado el pasado jueves.

El jefe del Estado, que ya ha advertido que en las supuestas conspiraciones podrían estar involucrados ciertos miembros de las Fuerzas Armadas de su país ligados a grupos de oposición, señaló que la confabulación también podría expresarse en las manifestaciones que han anunciado para enero varias organizaciones sociales.

Aunque precisó que no se refería a la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) , que ha anunciado protestas para enero, señaló que los intentos de desestabilización podrían provenir de otros grupos de ese colectivo, como también del movimiento montubio, campesinos de la zona costera.

"Tenemos informes de inteligencia que demuestran con datos, cifras (...) que están incluso recibiendo ayuda, ni siquiera del Gobierno de Estados Unidos, sino de organizaciones de extrema derecha" de ese país, afirmó el jefe del Estado.

Para él, "esa es la nueva metodología para desestabilizar a los Gobiernos progresistas que no quieren seguir con la campanita en el cuello, obedeciendo las órdenes extranjeras".

"¿De dónde sale?" la financiación de esas movilizaciones, se preguntó Correa, tras reiterar que son fundaciones de extrema derecha de EE.UU. las que apoyan las protestas anunciadas por algunos gremios en su país.

La estrategia de los sectores de la extrema derecha -apuntó- ya no pasa por un enfrentamiento directo y político, porque "saben que son vencidos en las urnas siempre" , sino que ahora prefieren apoyar la generación de "movilizaciones, descontentos sociales financiados desde el extranjero"."Se lo hace a través, sobre todo, de fundaciones de extrema derecha, que existen muchas en Estados Unidos y muy poderosas. Tenemos los informes concretos, (pero) no puedo agregar muchas cosas más por cuestiones de seguridad nacional; ustedes saben que yo no hablo por hablar" , remarcó Correa.

Insistió en que teme que enero "va a ser un mes durísimo" para su Gobierno, pero subrayó que esas intenciones desestabilizadoras serán contrarrestadas con el gran apoyo popular del que goza en su país. "Les he mostrado un pequeño ejemplo, no sabemos qué más habrá" , agregó Correa.

El viernes, en declaraciones a la agencia pública de noticias Andes, el mandatario señaló que ciertos militares, según él, vinculados al ex presidente Lucio Gutiérrez, ex coronel del Ejército y cabeza visible de la oposición, también podrían involucrarse en las supuestas tramas desestabilizadoras.

"Hay una conspiración para desestabilizar al Gobierno, en la que están involucrados ciertos elementos de las Fuerzas Armadas, vinculados a los Gutiérrez" , los militantes del Partido Sociedad Patriótica (PSP) , que lidera el ex coronel opositor, afirmó Correa.

El mandatario dijo que conoce que en varios cuarteles han circulado correos electrónicos, en los que se afirman que el Gobierno eliminaría el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (ISSFA) y la Escuela Politécnica del Ejército (ESPE).

"Eso es mentira" y forma parte de la confabulación, añadió Correa, tras remarcar que, como el suyo, "no hay Gobierno que se haya legitimado tanto en las urnas y que se haya expuesto tantas veces al escrutinio ciudadano".