Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo el sábado que pidió la renuncia a sus ministros y funcionarios gubernamentales como parte de un proceso de cambio de su gobierno para los próximos tres años.

Correa, quien asumió el cargo por primera vez en enero del 2007, reconoció que existen retrasos en algunos proyectos claves de su plan de trabajo en áreas estratégicas del socio más pequeño de la OPEP.

"Se decidió hacer lo que se llama una crisis de gabinete, es decir solicitar la renuncia de todos los ministros y altos funcionarios para que el presidente (...) tenga la libertad de hacer los reemplazos que considere necesario", dijo el mandatario durante su informe de gestiones en una pequeña ciudad al norte del país.

El mandatario no dio detalles sobre los cambios que realizaría en su gabinete ni los plazos en los cuáles serían reemplazados los funcionarios.

La decisión se adoptó a inicios de semana, durante una reunión de Correa con el buró político del gobierno y tras realizar un análisis de los tres años de administración.

El mandatario dijo que existen retrasos en la ejecución de una política agraria que beneficie a los sectores campesinos y una demora en la renegociación de los contratos con las petroleras que operan en el país.

Ecuador negocia con las firmas petroleras nuevos contratos para convertir a las compañías sólo en operadoras de los yacimientos, dejando de lado su actual condición de socios, pero el proceso ha sido extendido en sus plazos por varias ocasiones.