Unas 300 personas marcharon por el centro de Lima, intentando llegar al Palacio de Gobierno, para protestar contra la elección hecha por el Congreso de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional, del Banco Central de Reserva y de la Defensoría del Pueblo.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (Cnddhh) y movimientos de izquierda como Tierra y Libertad convocaron esta tarde (hora local) a un plantón en la céntrica plaza San Martín para rechazar los nombramientos realizados durante la última sesión de la legislatura.

Sin embargo, alrededor de 200 jóvenes marcharon por las calles del centro histórico para llegar hasta el Palacio de Gobierno, donde fueron repelidos por la Policía Nacional con bombas lacrimógenas.

El ex presidente Alan García (1985-1990, 2006-2011) dijo, a través de un mensaje en Twitter, "que el mundo lo sepa. Hoy se va a perpetrar un AUTOGOLPE DE ESTADO, dejando sin seguridad jurídica a todos los peruanos".

Por su parte, el líder de Tierra y Libertad, Marco Arana, afirmó que "el Congreso consumó la mayor felonía contra la democracia que se haya cometido desde el 5 de abril de 1992", en referencia a la intervención del Parlamento y de otros poderes del Estado ejecutada por el expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), preso por delitos de lesa humanidad.

"Elegir en la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Constitucional a oscuros personajes del fujimorismo es repudiable y los ciudadanos tenemos que salir a defender nuestra ya debilitada democracia", dijo Arana, que también formó parte de la movilización.

Los nuevos integrantes del Tribunal Constitucional (TC) son los ex congresistas oficialistas Cayo Galindo y Víctor Mayorga, y los constitucionalistas Francisco Eguiguren y Ernesto Blume.

También son parte del TC el decano de la facultad de Derecho de la Universidad de Ciencias Aplicadas, José Luis Sardón, y el exlegislador del partido fujimorista Rolando Sousa, socio del estudio que defiende al encarcelado expresidente Fujimori.

El Parlamento también eligió como Defensora del Pueblo a la hasta ayer regidora municipal Pilar Freitas, propuesta por Perú Posible, partido del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006), y a los economistas Francisco González, Gustavo Yamada y Drago Kisic en el directorio del Banco Central de Reserva del Perú.

Los parlamentarios de tres bancadas opositoras (Frente Amplio-Acción Popular, Concertación Parlamentaria y Solidaridad Nacional) abandonaron el hemiciclo durante la votación en rechazo a la supuesta alianza entre el oficialista Gana Perú y los partidos Perú Posible y Fuerza Popular para repartir los cargos entre sus allegados, según reveló un audio difundido en las últimas horas.

La indignación ciudadana se reflejó también en las redes sociales, como Twitter y Facebook, donde se multiplicaron los mensajes de "No a la repartija", "Vergüenza Nacional" y "Este Congreso no me representa".

El legislador del Partido Aprista del expresidente García, Mauricio Mulder, comentó a Radio Programas del Perú (RPP) que la Defensoría del Pueblo, tras el nombramiento de Freitas, va a ser utilizada como "un apéndice" del partido de Toledo para facilitar una probable candidatura presidencial en 2016.