Buenos Aires, Xinhua. La comunidad judía en Argentina reiteró este jueves su reclamo de resolución y castigo a los autores de un atentado contra la Asociación de Mutuales Israelitas Argentinas (AMIA), que en 1994 costó la vida de 85 personas y causó heridas a más de un centenar.

El presidente de la entidad, Leonardo Jmelnitzky, exigió en un discurso público la extradición de ciudadanos iraníes presuntamente vinculados al hecho, y pidió a la justicia argentina la "pronta resolución" de medidas procesales para avanzar en la pesquisa, que hasta ahora no arroja detenidos.

El acto se realizó bajo el lema "19 años: La herida sigue abierta", en medio de una jornada invernal, frente a la renovada sede comunitaria.

En el evento no estuvo presente la presidenta Cristina Fernández, quien viajó el miércoles a Colombia para una visita oficial.

El acto de homenaje fue el primero que se realiza desde que en enero pasado Argentina firmó con Irán un acuerdo para constituir una "Comisión de la Verdad" que permita establecer quiénes fueron los autores del ataque terrorista.

"La AMIA ha considerado, y ratifica en esta oportunidad, que dicho acuerdo es contraproducente a los fines del esclarecimiento de la causa, y que adolece de vicios de inconstitucionalidad", fustigó Jmelnitzky.

"Nuestra postura responde únicamente al compromiso por alcanzar la verdad y la justicia. No queremos ser parte de disputas electoralistas ni mediáticas que no nos pertenecen, que podrían perseguir intereses que poco tienen que ver con nuestra causa y que, en consecuencia, nos alejarían de nuestro verdadero objetivo", remarcó.

El acuerdo permite que los interrogatorios a los sospechosos del hecho se realicen en Irán.

Por eso, ha sido severamente cuestionado por todo el arco opositor al gobierno, que lo consideró una "cesión de soberanía", y por un amplio sector de familiares de las víctimas, que descreen de una eventual colaboración de Teherán en torno a la investigación.

Para la justicia argentina, está probado que el atentado fue organizado por altas autoridades iraníes, entre ellas el viceministro de Defensa de ese país, Ahmad Vahidi, con ayuda de la denominada conexión local en Buenos Aires.

Buenos Aires también exige la presencia del ex presidente de Irán, Alí Akbar Rafsanjani, del ex ministro de Seguridad e Información, Alí Fallahijan y del ex canciller Alí Velayatti.

De igual forma, demanda que comparezcan el ex jefe de la Guardia Revolucionaria, Moshen Rezai; el ex consejero cultural de la misión diplomática iraní en Buenos Aires, Mohsen Rabbani; el ex secretario diplomático de la embajada, Ahmad Reza Ashgari, y el ex embajador Hadi Soleimanpour.

Además, reclaman la presencia del ex jefe del Servicio de Seguridad Exterior de la milicia Hezbollah, Imad Fayez Moughnieh.

El gobierno argentino estuvo representado en el acto de la AMIA por el secretario de Culto, Guillermo Olivieri, y el senador nacional Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete y ex ministro de Justicia.

"Queremos agradecer a cada uno de ustedes por haber venido hoy a decir presente. A las miles y miles de personas que están siguiendo este acto en sus hogares, en sus puestos laborales, en nuestro país y en distintas partes del mundo. A los medios de comunicación, que cada año nos acompañan y ayudan a que nuestra causa no se olvide", concluyó el titular de la AMIA.