Tras doce días de protestas campesinas en el Catatumbo, región del noreste de Colombia, este sábado se registraron los dos primeros muertos del conflicto por disparos, al parecer, del Ejército, cuando los manifestantes trataron de mantener el control del aeropuerto del municipio de Ocaña.

Según las primeras informaciones, unidades de la Fuerza Pública se enfrentaron con los campesinos al tratar de recuperar éstos el control del aeropuerto de Ocaña, que se habían tomado durante el día de hoy, explicó a Efe uno de los portavoces de los campesinos, César Jerez.

"La gente intentó tomar el aeropuerto y el Ejército disparó con armas de fuego", dijo el portavoz de los campesinos, quien denunció que, además de los dos muertos, hay unos ocho heridos de bala.

Uno de los campesinos falleció en el hospital de Convención a donde fue trasladado desde el lugar de los enfrentamientos, a unos 40 minutos, mientras que el otro perdió la vida en el trayecto.

Los campesinos muertos residían en las veredas El Caracol y Banderas, ambas del municipio de San Calixto.

Este recrudecimiento del conflicto se da un día después de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, acusara a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de haber "infiltrado" las protestas campesinas.

Indicó, además, que la instrucción a las fuerzas militares era "implantar el orden" en la zona.

El Catatumbo es objeto desde hace casi dos semanas de protestas de miles de campesinos que reclaman la suspensión de la erradicación de cultivos ilícitos, la creación de una zona de reserva campesina y proyectos productivos.

Ocaña es uno de los dos focos de las protestas, con la presencia de unos 8.000 campesinos mientras que el otro foco está en Tibú, donde unos 4.000 campesinos bloquean unos ocho kilómetros de la vía hacia Cúcuta, capital del departamento del Norte de Santander.