Londres. Gran Bretaña rechazó las objeciones de Argentina a la exploración petrolera que inició una compañía británica frente a las disputadas Islas Malvinas, diciendo que las perforaciones están dentro de la legislación internacional.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, dijo que líderes latinoamericanos respaldaron sus objeciones a realizar exploraciones frente a las Islas Malvinas, que los británicos llaman Falklands, mientras comenzaban las perforaciones en el primer pozo este lunes.

Argentina, que ha reclamado las islas situadas en el sur del Atlántico desde que Gran Bretaña estableció su mandato en el siglo XIX, las invadió en 1982.

Tras una guerra de dos meses, fue forzada a retirarse, pero aún reclama el archipiélago y dice que la exploración petrolera de la británica Desire Petroleum es una violación a su soberanía.

"La soberanía británica con respecto a las Falklands está absolutamente clara en la ley internacional (...). No hay un duda al respecto", dijo el secretario británico de Relaciones Exteriores, David Miliband, tras realizar un discurso en el comité de expertos Demos en Londres.

"La exploración que se está realizando frente a las Falklands (...) está completamente dentro de la legislación internacional, completamente basada en precedentes", indicó.

Los residentes de las Malvinas tienen el derecho a una vida decente y a construir su propio futuro económico, agregó.

Apoyo regional. Argentina se opuso formalmente al plan de exploración en busca de crudo cerca de las islas y expresó que requeriría que todos los barcos con rumbo a Malvinas obtengan permisos para atravesar aguas argentinas.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo que su país respalda a Argentina de manera incondicional. Al arribar a la cumbre del Grupo de Río en México, el mandatario dijo el domingo que el mar y la tierra de las islas pertenecen a Argentina y a Latinoamérica.

El Grupo de Río emitió un comunicado el martes apoyando las demandas de Argentina de cesar las perforaciones alrededor de las Malvinas.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo que el asunto debería ser revisado por Naciones Unidas.

"Es necesario que empecemos a luchar para que el Secretario General de las Naciones Unidas reabra ese debate con mucha fuerza dentro de las Naciones Unidas", dijo el líder brasileño en México.

"No es posible que las Naciones Unidas continúen con un Consejo de Seguridad que sea representado por los intereses políticos de la Segunda Guerra Mundial, que no tome en cuenta todos los cambios que han sucedido en el mundo", añadió.

Un portavoz del primer ministro británico, Gordon Brown, dijo que no espera un contacto directo entre Brown y Fernández sobre el tema y agregó que Gran Bretaña no ha dado pie a una respuesta militar. "No hay nada a qué responder", comentó.

Las Malvinas no constituyen un productor de petróleo en tierra, ni tienen reservas de crudo conocidas en tierra, pero compañías petroleras están apostando a que los yacimientos frente a la costa representan miles de millones de barriles de petróleo por extraer.

Desire Petroleum informó que inició la perforación en su posible pozo frente a la costa "Liz", el que podría contener hasta 400 millones de barriles, a pesar de que la exploración podría no encontrar nada.