Brasilia, Xinhua. La detención del ciudadano brasileño David Miranda en el aeropuerto londinense de Heathrow se debió a una "cuestión operacional" de la Policía Metropolitana de Londres, afirmó este lunes la embajada del Reino Unido en Brasil a través de un comunicado.

La representación diplomática informó que el canciller británico William Hague y su colega brasileño Antonio Patriota conversaron vía telegónica la tarde de este lunes y acordaron mantener un diálogo sobre el tema.

"Ellos concordaron que representantes de los gobiernos brasileño y británico permanecerán en contacto sobre el asunto. Esta continúa siendo una cuestión operacional de la Policía Metropolitana de Londres", afirmó la embajada del Reino Unido.

Miranda, de 28 años, es compañero del periodista Glenn Greenwald, quien reveló en el diario británico "The Guardian" la información sobre la estrategia de ciberespionaje del gobierno de los Estados Unidos, provista por el exagente de inteligencia Edward Snowden.

La embajada británica subrayó que el Reino Unido y Brasil tienen una fuerte relación bilateral.

"Trabajamos en estrecha colaboración en diversas áreas, incluyendo comercio e inversiones, educación y energía. Continuamos discutiendo una vasta gama de cuestiones de importancia mutua para la política externa y para la agenda de seguridad internacional", señala el comunicado.

El embajador británico en Brasilia, Alexander Ellis, fue convocado este lunes por la cancillería brasileña para mostrar la insatisfacción del gobierno con relación al episodio.

Miranda, quien viajó a Alemania para encontrarse con una periodista que realiza una investigación sobre las denuncias de espionaje, permaneció detenido durante nueve horas en Heathrow durante una escala de su vuelo de regreso a Brasil.

Según él, agentes de Scotland Yard le hicieron preguntas detalladas sobre su vida particular y le confiscaron su computadora, teléfono celular, cámara fotográfica y otros equipamientos electrónicos, además de su pasaporte.

En la tarde del domingo la cancillería brasileña divulgó una nota en que calificó la detención de "injustificable", por tratarser de "un ciudadano brasileño sobre quien no pesa ninguna sospecha de relación con el terrorismo u otra actividad ilícita".

El periodista Greenwald, por su parte, calificó la actitud de las autoridades británicas como una "intimidación a la prensa" para impedir que continúen las denuncias sobre espionaje ilegal.

La semana pasada el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, afirmó durante su visita a Brasilia que su país continuará con sus programas de espionaje y pidió "comprensión y aceptación" por parte del gobierno brasileño.

El diario brasileño "O Globo" publicó a comienzos de julio documentos obtenidos a partir de las denuncias de Snowden, en los cuales mostró que Estados Unidos practicaba un espionaje masivo sobre comunicaciones electrónicas y telefónicas en Brasil.