En el mediodía del 1º de octubre de 2012, el exministro de Economía Fernando Lorenzo llamó al presidente del Banco República (BROU), Fernando Calloia, para pedirle que “actuara en forma flexible” en el otorgamiento del aval que Cosmo necesitaba para presentarse al remate de siete aviones de Pluna. Calloia le hizo caso y trasladó la orden a sus subalternos. Ese día, según el fiscal Juan Gómez, ambos cometieron el delito de “abuso innominado de funciones”.

Lorenzo declaró en el juzgado que Mujica no estaba al tanto de la forma en que se otorgó el aval. De esa manera, el ex ministro blindó al presidente de la resposabilidad penal que lo podría salpicar.

Por su parte, Mujica dijo que no hablará sobre el asunto porque “cualquier declaración que haga al respecto se puede interpretar como una presión a la Justicia”. Consultado por Subrayado sobre su responsabilidad en esta trama, el presidente respondió: “Ya lo dije”. Sin embargo, El Observador no encontró en su archivo qué fue lo que dijo.

De todas maneras, Mujica no tendrá que explicar cuál fue su intervención en el otorgamiento del aval, porque no será citado a declarar, informaron fuentes del caso a El Observador. No declará, a pesar de que el empresario Juan Carlos López Mena, que gestionó en el BROU el aval para Cosmo, habló con Mujica antes y después de la subasta, tal como admitió el empresario en el juzgado y como reconoció Mujica tres días después del remate.

Cuando Lorenzo llamó a Calloia para pedirle flexibilidad, quedaban solo tres horas para el comienzo de la subasta y ningún oferente tenía el aval para ofertar. Mujica partía entonces (en avión privado) hacia Lima, para participar de una cumbre de países árabes y sudamericanos. Sobre el avión, minutos antes de empezar la subasta, el mandatario especuló que duraría “cinco minutos”, informó Búsqueda. Su especulación, efectivamente, fue certera. Le erró solo por 120 segundos: el remate duró siete minutos. Si Mujica no estaba al tanto de cómo se otorgó el aval, al menos sabía que solo un oferente (Cosmo) lo había obtenido y que sería, por ello, el único postor.

Dos días más tarde, el 3 de octubre, Lorenzo, López Mena y el representante de Cosmo almorzaron en Lindonfo. Al día siguiente, Mujica dijo que esa noche iba a recibir una propuesta de López Mena. “Tengo entendido que López Mena intentaba negociar con la empresa española, de quedarse con los aviones”, dijo el mandatario a Subrayado. Consultado sobre si López Mena estaba vinculado a Cosmo, Mujica agregó: “López Mena tiene ciertas actividades, mueve parte de los Buquebus en el tráfico entre España y Marruecos en verano. Es posible que tenga conocimiento. Pero eso es una especulación mía”. Su especulación, efectivamente, fue certera. Esa semana, El Espectador informó que el representante de Cosmo fue director de Buquebus Viajes España entre 2006 y 2009 y es el padrino de un nieto de López Mena.

No solo Mujica estará exhonerado de explicar en el juzgado su participación en esta trama. Con las pruebas reunidas hasta hoy, ningún otro funcionario público está comprometido penalmente en la causa, informaron fuentes del caso.