El desfile cívico-militar en Río de Janeiro en motivo del Día de la Independencia de Brasil terminó en violentos enfrentamientos entre la policía y centenares de manifestantes que consiguieron pasar los controles de seguridad e irrumpir durante el evento.

Pese a la gran cantidad de policías desplegados para evitar incidentes durante el desfile, celebrado en el centro de Río de Janeiro, varios centenares de personas se manifestaron, lo que provocó un enfrentamiento con la policía, informó hoy la Policía Militarizada.

Al menos doce personas fueron detenidas por los incidentes, mientras que otras nueve resultaron heridas como consecuencia de los enfrentamientos, agregó.

Tras la irrupción de los manifestantes, la mayoría de ellos enmascarados, la policía disparó bombas de gases lacrimógenos y dispersó a los manifestantes, que corrieron hacia calles vecinas donde intentaban reagruparse, mientras buena parte del público que asistía al desfile se iba del lugar ante los incidentes.

Las protestas, que se repitieron en varias ciudades brasileñas durante la mañana de este sábado, habían sido convocadas en las redes sociales en un intento de repetir las manifestaciones que hubo en Brasil en junio, cuando miles de personas salieron a las calles del país para pedir una mejora de los servicios públicos así como el fin de la corrupción en las instituciones.