Dubai.- El presidente de Irán, Rouhani, dijo que Teherán nunca cederá ante la presión de Estados Unidos, ya que nunca mantendrán conversaciones con ellos bajo presión, afirmó en una rueda de prensa televisada este domingo, y añadió que la ayuda de Teherán era esencial para garantizar la seguridad en Oriente Próximo.

"Irán nunca negociará bajo presión... Nunca cederemos a la presión de Estados Unidos y no negociaremos desde una posición de debilidad. La 'máxima presión' de Estados Unidos hacia Irán está condenada al fracaso", dijo Rouhani.

Las tensiones han aumentado entre Irán y Estados Unidos desde 2018, cuando el presidente Donald Trump abandonó el acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y seis potencias mundiales y Washington volvió a imponer sanciones a Teherán que han paralizado su economía.

La administración Trump quiere un nuevo acuerdo que frene aún más el programa nuclear del Irán, ponga fin a su programa de misiles balísticos y a su participación durante décadas en guerras de poder en Oriente Próximo.

Teherán ha rechazado la posibilidad de negociar un nuevo acuerdo, diciendo que las conversaciones sólo son posibles si Estados Unidos retoma el pacto nuclear y levanta las sanciones.

Irán ha estado envuelto durante décadas en guerras de poder en la región con su principal rival, Arabia Saudí.

"Asegurar la paz y la estabilidad en la sensible región de Oriente Próximo y en el Golfo Pérsico es imposible sin la ayuda de Irán", dijo Rouhani.