La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, anunció que su gobierno presentará este marte al Congreso la propuesta de plebiscito mediante el cual se consultará a la sociedad sobre el contenido de una reforma política que las manifestaciones populares exigen en las calles.

"Es importante que haya una consulta popular para que ella condicione la reforma política que se quiere hacer", dijo la mandataria brasileña a la prensa este lunes en el Congreso.

La reforma política es una de las tantas reivindicaciones de la sociedad en la ola de protestas que se desató el pasado 10 de junio por el alza de las tarifas de transporte en Sao Paulo y luego se extendió a otras ciudades y por otras motivaciones.

Rousseff espera que la reforma se de dentro del plazo del Tribunal Superior Electoral (TSE) para que entre en vigor en las elecciones presidenciales, regionales y legislativas del año que viene.

La presidenta explicó que el movimiento de protestas que hay en el país es diferente del ocurrido en otros países, particularmente en el Oriente Medio y Europa, motivados por el desempleo y la crisis económica.

"En Brasil, lo que se quiere son más derechos, más participación y más, sin duda, acción del ciudadano", explicó Rousseff.