Brasilia, Xinhua. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, recibió este lunes en el Palacio de Planalto a su colega de Paraguay, Horacio Cartes, con quien analizará la relación bilateral y el proceso de reintegración de la nación guaraní al Mercosur, confirmaron fuentes oficiales.

El mandatario paraguayo fue recibido por Rousseff con honras militares en la rampa del palacio presidencial a las 11:30, hora local, (14:30 GMT), tras lo cual mantendrán una reunión de trabajo que se estima deba prolongarse cerca de una hora.

Luego, ambos ofrecerán una declaración a la prensa, y se dirigirán al Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, para un almuerzo en honor al visitante y su comitiva.

Los presidentes deben discutir asuntos como el desarrollo fronterizo, comercio, infraestructura e iniciativas de combate a la pobreza.

La cooperación entre los países presenta perspectivas de ampliación en seguridad pública, agricultura, salud, turismo, defensa, infraestructura y tecnologías sociales, apuntó el gobierno brasileño.

En 2012, el comercio entre Brasil y Paraguay alcanzó los 3.600 millones de dólares, con crecimiento de 38 por ciento de las importaciones brasileñas de productos paraguayos en comparación con 2011.

Entre enero y agosto de 2013, la corriente de comercio bilateral aumentó23 por ciento con relación al mismo período un año antes.

La expectativa es que Rousseff y Cartes conversen también sobre la normalización del Mercosur, en particular el rechazo paraguayo al ingreso de Venezuela, que completó el año pasado el proceso de adhesión como miembro pleno y ocupa actualmente la presidencia pro tempore del bloque.

Paraguay fue suspendido del Mercosur -bloque que integran además Argentina y Uruguay- a fines de junio de 2012 tras la destitución del presidente Fernando Lugo en un proceso que duró apenas 24 horas, lo que fue considerado una violación a la cláusula democrática incluida en el tratado constitutivo del bloque.

Venezuela, a su vez, fue incorporada en julio del año pasado aprovechando la suspensión de Paraguay, el único país del bloque sudamericano cuyo Parlamento se oponía sistemáticamente a aceptar el ingreso de la nación bolivariana.

El gobierno de Cartes considera ilegal el ingreso al Mercosur de Venezuela, que ejerce actualmente la presidencia pro tempore, lo que se constituyó hasta ahora en el principal obstáculo a regularizar la situación de su país en el bloque.