Brasilia, Xinhua. El gobierno de Brasil confirmó este viernes la visita de Estado del presidente de Paraguay, el millonario Horacio Cartes, quien será recibido en Brasilia por la presidenta Dilma Rousseff el próximo lunes 30, cuando deberán abordar el proceso de reintegración de la nación guaraní al Mercado Común del Sur (Mercosur).

El encuentro es considerado un paso fundamental para la reintegración de Paraguay, suspendido del Mercosur -bloque que integran además Argentina, Uruguay y, desde mediados del año pasado, Venezuela- en junio de 2012, tras el golpe que derribó al presidente progresista Fernando Lugo.

En nota divulgada por Itamaraty, la cancillería brasileña, el gobierno de Rousseff destacó que será la primera visita que realizará el presidente paraguayo -de derecha- a Brasil desde que asumió el cargo el 15 de agosto.

"Los presidentes pasarán revista a los principales temas de la agenda regional, con especial atención al Mercosur, y darán continuidad al diálogo sobre la amplia agenda bilateral, con énfasis en la cooperación técnica, desarrollo fronterizo, temas comerciales, temas de infraestructura e iniciativas de combate a la pobreza", señaló el comunicado.

La cooperación entre los países presenta perspectivas de ampliación en temas como seguridad pública, agricultura, salud, turismo, defensa, infraestructura y tecnologías sociales.

En 2012, el comercio entre Brasil y Paraguay alcanzó los US$3.600 millones, con crecimiento de 38% de las importaciones brasileñas de productos paraguayos en comparación con 2011.

Entre enero y agosto de 2013, el comercio bilateral aumentó 23% con relación al mismo período del año anterior.

Rousseff y Cartes deberán discutir las divergencias con relación a la normalización del Mercosur, en particular, el rechazo paraguayo al ingreso de Venezuela -con gobierno de izquierda- que completó el año pasado el proceso de adhesión como miembro pleno y que ocupa actualmente la presidencia pro témpore del bloque.

Paraguay fue suspendido del Mercosur a fines de junio de 2012 tras la destitución del presidente Fernando Lugo en un proceso que duró apenas 24 horas, lo que considerado una violación a la cláusula democrática incluida en el tratado constitutivo del bloque.

Venezuela, a su vez, fue incorporado en julio del año pasado aprovechando la suspensión de Paraguay, el único país del bloque sudamericano cuyo parlamento se oponía sistemáticamente a aceptar el ingreso de la nación bolivariana.

El gobierno de Cartes considera ilegal el ingreso al Mercosur por parte de Venezuela, que ejerce actualmente la presidencia pro témpore, lo que se constituyó en el principal obstáculo a regularizar la situación de su país en el bloque.

Para buscar aproximar las posiciones, los presidentes de los otros países miembros -Brasil, Argentina y Uruguay- propusieron a Cartes que Paraguay asuma la presidencia pro témpore en diciembre, cuando venza el mandato venezolano.

La tensión entre Asunción y Caracas llevó inclusive a que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no fuera invitado a la asunción de Cartes el mes pasado.