Moscú. El presidente ruso, Dmitry Medvedev, dijo el sábado que aún apoyaba los medios diplomáticos para resolver la disputa sobre el programa nuclear de Irán, pero agregó que las sanciones no deberían ser descartadas.

"Estamos convencidos de que el camino de sanciones no es óptimo", dijo el mandatario en un discurso ante una conferencia de la Liga de Estados Arabes. "Al mismo tiempo, aquel escenario no debe ser excluido", agregó, de acuerdo a la transcripción provista por el servicio de prensa del presidente.

Rusia, que junto a China se había mostrado reticente a apoyar nuevas sanciones contra la república islámica por no abandonar sus actividades atómicas, ha suavizado su postura sobre medidas punitivas para Teherán en los últimos meses.

Durante una visita a Francia a inicios del mes, Medvedev dijo que si los esfuerzos diplomáticos no surten efecto, Rusia respaldaría sanciones "inteligentes" contra Irán, dado que no puede esperar por siempre a que Teherán decida cooperar.

El sábado, Medvedev sostuvo que cualquier sanción presentada para su debate debe ser "bien calculada y no apuntar a la población civil de Irán".