El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, acordó con los líderes campesinos, que iniciaron hace una semana un paro agrario en varias regiones del país y que bloquearon importantes carreteras del centro y suroeste, iniciar una mesa de diálogo con el fin de que suspendan su protesta y desbloqueen las carreteras.

"Es una mesa con representantes de (los departamentos de) Boyacá, representantes de Cundinamarca y representantes de Nariño, con los ministros respectivos. Esa mesa se va a reunir el día de mañana a la 1:00 de la tarde, y va a tratar diferentes temas para poder ver cómo podemos solucionarlo en la forma más rápida posible y mejor posible", declaró el jefe de Estado.

Santos viajó a la ciudad de Tunja (centro), donde se entrevistó con los líderes de las protestas y con las autoridades de Boyacá, el departamento más afectado por el paro agrario. Durante los últimos días se han presentado fuertes enfrentamientos entre la Policía Antidisturbios y campesinos de ese región.

"Temas que tienen que ver con el costo de los insumos, de los fertilizantes, de los plaguicidas, con las importaciones, muchas veces importaciones reales o muchas veces importaciones por la vía del contrabando. Es un tema que preocupa y que nos preocupa a nosotros también mucho", explicó el mandatario.

El presidente afirmó que su administración tiene la mejor disposición para buscar una solución a los problemas que están afectando a los campesinos, quienes han rechazado los Tratados de Libre Comercio que ha firmado Colombia con diferentes naciones.

"Tenemos, por circunstancias internacionales, circunstancias de diversa índole, problemas estructurales y problemas coyunturales en el sector agropecuario, y estamos totalmente decididos a afrontar esos problemas y a trabajar de la mano, sobre todo de los campesinos, para ver cómo vamos saliendo de esos problemas, para que los campesinos puedan tener un ingreso digno", dijo.

"Quiero también ser muy franco en ese sentido, yo me entere en estos últimos días de una serie de compromisos que se habían hecho con, por ejemplo con el sector papero de Boyacá, compromisos que no se cumplieron y yo le dije al Ministro de Agricultura (Francisco Estupiñán Heredia), que eso era totalmente inaceptable no sabía yo que eso había sucedido, les pedí disculpas y eso no va a volver a suceder", añadió.

De acuerdo con el mandatario, las partes se comprometieron a "una especie de pacto de no agresión", mientras se dialoga en esa mesa negociación.

"Ese pacto de no agresión será cumplido por el lado nuestro, tenga la seguridad. Aquí está el general (Rodolfo) Palomino (director de la Policía) y lo que esperamos es que comiencen, apenas todo esto se surta, a normalizar la situación, porque hay ya mucha gente, demasiada gente que está sufriendo con los bloqueos, demasiada gente que está ya muy angustiada, y hay que ponerle fin a esta situación anormal lo más pronto posible", aseveró.

Santos pidió disculpas a los campesinos por haber dicho que la protesta no era un paro nacional agrario y agregó que fue mal interpretado.

"Que fue mal interpretada por mucha gente pues yo ofrezco disculpas porque no era mi intención, ni mucho menos subestimar la importancia de las reclamaciones justas de los campesinos de Boyacá, de Cundinamarca, de Nariño. Y vengo ahí. a ese punto; nos hemos reunido, he escuchado los reclamos, he escuchado las preocupaciones y las peticiones", comentó.

De otro lado, campesinos en el departamento de Quindío (centro-oeste) botaron a una carretera unas 30 toneladas de mandarina y naranja tras considerar que les salía más rentable botarla que venderla.

Entretanto, durante este día se presentaron fuertes disturbios en las localidades de Ubaté, Fusagasugá y Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca, donde se enfrentaron campesinos y las autoridades. Durante esos hechos falleció un labriego.

La carretera que une la ciudad de Tunja, capital de Boyacá, con Bogotá permanece cerrada en algunos sectores, pese a que la Policía desbloqueó varios puntos. En esa región del país, varias vías están bloqueadas y esas une el centro del país con el norte y noreste.

Tunja es la ciudad más afectada por los bloqueos, donde las autoridades locales denunciaron desabastecimiento de algunos productos de la canasta básica. Asimismo, comerciantes en plazas de mercado denunciaron desabastecimiento de algunos productos.

En la víspera, la Policía denunció que un uniformado de esa institución fue asesinado por desconocidos mientras trataba de despejar una vía cerca a Bogotá, que había sido bloqueada.

En el paro participarán algunos camioneros y cultivadores de papa, café, cebolla, arroz y cacao. Además, están convocados educadores y trabajadores de la salud.