Bogotá, Xinhua. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró este jueves que no se debe confundir "la prudencia" y "la discreción" con la "inacción en la diplomacia", en relación al fallo que emitió en noviembre pasado la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que despojó a Colombia de unos 75.000 kilómetros de mar en el Caribe y se los entregó a Nicaragua.

"No hay que confundir la prudencia y la discreción con la inacción en la diplomacia, las formas la oportunidad de las acciones son tan importantes como el fondo, tenemos que saber dónde estamos parados y que debemos hacer, estamos estudiando que podemos hacer", señaló el mandatario en la Casa de Nariño (sede de gobierno) durante la segunda etapa de la rendición de cuentas.

Las declaraciones del jefe de Estado fueron hechas luego de que Colombia envió una nota de protesta a Nicaragua por considerar que está realizando "una oferta de bloques para exploración y explotación de hidrocarburos" en el mar Caribe, concretamente en áreas que la nación sudamericana consideran que son suyas.

"Que a este gobierno le tocó afrontar con una gran incidencia, cuando llegamos las cartas ya estaban echadas, no es cierto que hubiéramos podido cambiar la posición frente a La Haya", añadió Santos.

A su turno, la ministra de Relaciones Exteriores María Ángela Holguín afirmó que el gobierno está trabajado para evitar que Nicaragua expanda sus intereses en el Caribe.

"Fue política de Estado, una defensa que llevaba 10 años de proceso y lo que hemos hecho para afrontar este fallo es estudiarlo muy a fondo, hemos dicho que este fallo es de difícil implementación", aseveró.

El gobierno de Colombia contrató a la firma inglesa Volterra Fietta para estudiar los mecanismos jurídicos que se puedan interponer ante la CIJ.

La ministra colombiana de Relaciones Exteriores se entrevistó en diciembre pasado con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a quien expuso los "vacíos jurídicos" del fallo, según la versión colombiana.