El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, reiteró este sábado que negociará un proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), mientras que las autoridades mantendrán una fuerte ofensiva a ese grupo alzado en armas.

"Le dijimos al enemigo: nos sentamos a dialogar, pero no esperen del gobierno ninguna contemplación hasta que lleguemos a los acuerdos. Por eso la orden a nuestras Fuerzas Armadas desde el primer día ha sido clara y contundente: la ofensiva militar se mantiene, la ofensiva militar se redobla, porque eso es lo que nos va a llevar más pronto a finalizar el conflicto", sostuvo.

Las declaraciones del mandatario fueron hechas en la localidad de San Gil (norte), donde firmó el Contrato Plan para el departamento de Santander.

"Yo entiendo que la gente se pregunte ¿pero cómo así que están dialogando en La Habana y disparando en Colombia? Eso da pie para cierta confusión. Pero lo que el pueblo colombiano debe entender es que esa condición es la condición que más favorece el proceso para buscar el fin del conflicto", aseveró.

"Un cese al fuego, como lo está pidiendo la guerrilla, lo que hace es prolongar el conflicto, en forma indefinida. Y nosotros sabemos, porque lo hemos sufrido, que la guerrilla aprovecha muy bien esos espacios, esos respiros, esos ceses al fuego", añadió.

El gobierno de Santos inició en octubre pasado un proceso de paz con las FARC, que buscan poner fin a un conflicto armado interno de 50 años. Las partes esperan finalizar las tratativas para finales de este año.

De acuerdo con el mandatario, las Fuerzas Militares y de Policía continuarán, por su lado, con la ofensiva contra ese grupo alzado en armas, en momentos en que dicha guerrilla asesinó el pasado fin de semana a 15 militares en el departamento de Arauca (noreste). Simultáneamente, el Ejército dio de baja a unos 10 guerrilleros en sendos combates.

"Si bajamos la guardia, no habrá ningún incentivo para finiquitar el conflicto en el futuro cercano. Hay quienes quieren exacerbar esas supuestas contradicciones, nos dicen 'paren el proceso', porque nos asesinaron 15 soldados en Arauca, como nos asesinan soldados prácticamente todos los días", declaró.

"Pero es que lo que tenemos que entender es que estamos en medio de una guerra, ese es el costo de la guerra. Pero precisamente por eso es que estamos queriendo finiquitar la guerra, para poder tener una Colombia que viva en paz", precisó.

El presidente colombiano reiteró que desde que inició su mandato se propuso "avanzar en la construcción de la paz", por lo que han sido presentadas leyes e iniciativas que han buscado la pacificación del país andino.

Santos dijo recientemente que el proceso de paz con las FARC es "una oportunidad real" de poner fin al conflicto y de cambiar la historia del país.