Washington. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijo el lunes por la noche en una entrevista en televisión que decidirá en "algún momento al final de este verano (boreal)" o "principios del otoño" si se presenta a la reelección en 2012.

El partido de centroderecha de Sarkozy sufrió un serio revés en las elecciones regionales el mes pasado y sus índices de popularidad han caído drásticamente a causa de la preocupación por la fragilidad de la economía y una creciente desaprobación a su estilo de gobierno.

Cada vez hay más indicios de descontento en su partido, el UMP, y varios candidatos potenciales de centroderecha, entre ellos los ex primeros ministros Dominique de Villepin y Alain Juppe, han adelantado que podrían concurrir a las elecciones en 2012.

Sarkozy, que se negó en varias ocasiones a confirmar si se presentará a la reelección, hizo caso omiso de la polémica relacionada con los rumores sobre su matrimonio y dijo que los electores estaban más preocupados por el empleo y la seguridad de cada día que por otras cuestiones.

"Ese no es el problema de la gente", dijo el mandatario en la cadena estadounidense CBS durante una visita a Washington, donde asiste a una cumbre sobre seguridad nuclear.

"Quieren que alguien los saque de la crisis, quieren menos desempleo, más crecimiento y más poder adquisitivo", resaltó Sarkozy.