Santiago. El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, anunciará en la primera quincena de febrero su gabinete, en el que habrá miembros de su coalición de derecha, aunque también convocaría a independientes y a figuras del pacto oficialista de centroizquierda.

En entrevistas difundidas este domingo por los diarios chilenos El Mercurio y La Tercera, el empresario -que se convertirá en el primer mandatario de derecha electo en medio siglo-, dijo que su objetivo es definir en los próximos días un gobierno de "unidad nacional".

"Nuestro intención es designar un gobierno amplio y diverso, sin cuoteo ni repartija política, sino buscando a los mejores", dijo Piñera a El Mercurio.

El empresario, que se impuso hace una semana en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, asumirá el poder el 11 de marzo por un período de cuatro años.

Aunque el multimillonario se ha abierto a incluir en su gobierno a colaboradores de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la idea es traspasar esa frontera y por esa vía buscar "la democracia de los acuerdos", más aún cuando se pone fin a 20 años en el poder de la centroizquierda, Concertación.

"Hoy, 20 años después, estamos iniciando una nueva transición, desde un país subdesarrollado, hacia un país que se quiere integrar a la primera división mundial; necesitamos y es hasta indispensable iniciar una democracia de los acuerdos de segunda generación", dijo Piñera al diario La Tercera.

El empresario, dueño de una fortuna valuada en unos US$2.000 millones de dólares, dijo que actualmente se encuentra en una etapa de socialización y de escuchar sugerencias antes de definir los miembros de su equipo de gobierno.

"No vamos a restringirnos al mundo de la Coalición por el Cambio (su alianza de derecha). Invitaremos a independientes y también a figuras del mundo de la Concertación", dijo Piñera.

El empresario, quien se encuentra próximo a vender un millonario paquete de acciones de la aerolínea chilena LAN, dijo que la estructura básica del nuevo gabinete ya la tiene lista, incluido el sello que diferenciaría a los ministros de la anteriores administraciones.

"Mi modelo será empoderar a los ministros para que sientan el respaldo del presidente y para que sean ellos los motores que saquen adelante las metas de sus respectivos ministerios", dijo Piñera a El Mercurio.

"No me voy a casar con la paridad total que prometió la presidenta Bachelet y que no pudo cumplir, o con eso de que nadie se repite el plato y vimos cómo se repitieron el plato varios ministros. Pero sí vamos a buscar un criterio, que es privilegiar un recambio generacional", agregó.