Bogotá. El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos James Steinberg viajará a Colombia y Perú, para profundizar el comercio, el desarrollo económico y la lucha contra el narcotráfico con los dos más importantes aliados de Washington en Sudamérica.

La visita de Steinberg a Colombia se produce en momentos en que el Gobierno del presidente Alvaro Uribe comienza una nueva campaña para lograr la aprobación por parte del Congreso de Estados Unidos de un Tratado de Libre Comercio vital para la economía de la nación andina.

El Departamento de Estado informó que en su primera visita a la región el funcionario se reunirá el próximo martes con Uribe y otros funcionarios de su Gobierno para analizar el estado actual de las relaciones bilaterales y asuntos de mutuo interés para los dos países.

"Se reunirá con representantes de la sociedad civil, organizaciones de derechos humanos y el sector privado para oír sus puntos de vista sobre los acontecimientos en Colombia y sobre la manera de seguir fortaleciendo las relaciones entre nuestros dos países", dijo un comunicado.

El tratado comercial de Estados Unidos con Colombia no se ha aprobado por la resistencia de los demócratas que piden al Gobierno de Bogotá más protección para los dirigentes sindicales y los defensores de derechos humanos.

Los demócratas también exigen castigo para los responsables de decenas de asesinatos de líderes obreros y defensores de derechos humanos.

La cancillería colombiana calificó la visita como un reflejo de "la importancia de la relación bilateral entre Colombia y los Estados Unidos".

Posteriormente, Steinberg viajará a Lima donde se reunirá con funcionarios del Gobierno de Perú, con quienes revisará el avance de los programas que apoya Washington en ese país y las maneras de profundizar la cooperación, la lucha contra el narcotráfico, el comercio y el desarrollo económico.

Los gobiernos de Colombia y de Perú son considerados como los principales aliados de Washington en Sudamérica, en momentos en que gobernantes de izquierda con un discurso en contra de Estados Unidos ganan injerencia en la región, como el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.