El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, criticó la polémica ley de Arizona sobre los inmigrantes, la que calificó de “discriminatoria”, pues criminaliza la inmigración indocumentada, lo que, a su juicio, incentivará al racismo.

Insulza sostuvo que la normativa es “claramente discriminatoria en contra de los inmigrantes y la población latina de ese país”.

Añadió que “la aprobación de esa ley hace equivalente la inmigración con el delito y crea bases para una discriminación racial que consideramos inaceptable”, informó La Jornada.

El secretario general de la OEA valoró las palabras del presidente Barack Obama, quien si bien defendió el derecho de cada país a regular la inmigración, dijo que ello no puede hacerse a costa de no respetar los DD.HH. y “y enviar estereotipos raciales que no corresponden con la realidad”.

Insulza recordó que la mayor parte de los latinos “cumple una función social y económica” para EE.UU.

Por su parte, el secretario general iberoamericano, el español Enrique Iglesias, afirmó que “una cosa es que los países establezcan condiciones de acceso, pero una vez que la persona está en su territorio, debe ser tratada como tal; la defensa del derecho humano en materia de migración es importante”.

Señaló que “soy inmigrante (español); mi familia se vino en los años 30 a Uruguay por condiciones económicas, y yo me considero muy uruguayo porque creo que de alguna manera nos incorporamos a la sociedad y hacemos de ésta nuestra patria”.