Los ayuntamientos de seis ciudades brasileñas anunciaron este martes que rebajarán las tarifas de transporte público tras las manifestaciones producidas en los últimos días contra la subida de los billetes, que han provocado que miles de personas salgan a las calles del país como protesta.

Las autoridades de Recife, Joao Pessoa, Porto Alegre, Cuiabá, Blumenau y Montes Claros anunciaron que reducirán las tarifas, mientras que el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, dijo que pretende reunirse con representantes de los manifestantes para discutir sus reivindicaciones.

El anuncio de las rebajas en las seis ciudades contrasta con las declaraciones este mismo martes del alcalde de Sao Paulo, Fernando Haddad, que afirmó que era imposible reducir la tarifa pero que horas más tarde dijo que se buscarán opciones para poder hacerlo.

Los anuncios de reducción de pasajes son los primeros resultados directos de las manifestaciones que sacudieron la víspera a todo el país y que fueron convocadas en las redes sociales por movimientos sociales que alegan no ser representados por ningún partido.

Las protestas comenzaron la semana pasada en Sao Paulo, exclusivamente contra la subida de las tarifas de transporte público, pero ayer se extendieron a varias ciudades y con otras reivindicaciones, como mayores inversiones en la salud y la educación pública, y críticas a los elevados gastos del Gobierno para organizar eventos como el Mundial de fútbol de 2014.

Los manifestantes volvieron este lunes a las calles en Sao Paulo y Sao Gonzalo, en la región metropolitana de Río de Janeiro, y el próximo jueves están previstas marchas en numerosas ciudades, como el propio Río de Janeiro, Recife y Joao Pessoa.

Los anuncios de las autoridades coinciden con la divulgación de una encuesta del Instituto Ibope según la cual el 94% de la poblacion brasileña considera que las manifestaciones son legítimas y están justificadas.

Además, el 72% respalda las protestas y un 60% considera que las marchas continuarán hasta que los precios de los pasajes sean reducidos.