Santiago. El Senado de Chile aprobó este miércoles el voto de sus ciudadanos que radican fuera del país, paso previo a la sanción en diputados para la promulgación y entrada en vigor de la iniciativa.

La aprobación fue con 29 votos a favor, seis en contra y 1 abstención.

El proyecto presentado por el gobierno del presidente Sebastián Piñera, una de sus promesas de campaña en 2010, contó con el respaldo masivo de la oposición, pero sólo con una parte del oficialismo, que se dividió.

Luego de la votación, el ministro Secretario General de la Presidencia, Cristián Larroulet, expresó su satisfacción por el avance del proyecto.

"Hace poco más de dos años atrás presentamos una reforma constitucional, elaboramos una ley orgánica con este propósito y generamos múltiples instancias de acuerdo", destacó el funcionario.

"Es momento de reconocer a los grupos técnicos que transversalmente se reunieron para sacar adelante la iniciativa", añadió Larroulet.

Tras la reforma al sistema electoral de 2012, que crea el voto voluntario y la inscripción automática en los registros electorales, esta era la última parte que faltaba para completar la iniciativa.

Esta permite a los chilenos que viven el exterior votar en las elecciones presidenciales y plebiscitos nacionales.

Las comunidades chilenas en diversas partes del mundo iniciaron protestas para exigir su derecho, y organizaron votaciones simbólicas durante la primera vuelta electoral del pasado 17 de noviembre.

Se espera que los diputados también aprueben la iniciativa, con el total de los votos de la oposición y la mitad de los oficialistas más los independientes.