Washington. El senador republicano Lindsey Graham dijo este viernes que si el Congreso aprobaba una ley este fin de semana, para reformar el sistema de salud estadounidense, su intento de revisar la política inmigratoria posiblemente vea el fin.

"La primera víctima de la ley demócrata sobre salud será la reforma migratoria", dijo Graham en un comunicado de dos líneas emitido por su oficina.

"Si la ley de salud es aprobada este fin de semana, eso, en mi opinión, seguramente ponga fin a cualquier posibilidad de que el Senado apruebe una reforma migratoria este año", añadió Graham, quien ha calificado las tácticas de los demócratas para la ley de salud como "sórdidas".

Graham y el senador demócrata Charles Schumer describieron un marco de trabajo de ambos partidos el jueves para revisar la política migratoria del país, incluido la creación de una tarjeta de identificación de alta tecnología para todos los trabajadores de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama, bajo presión para mantener la promesa hecha en la campaña de avanzar en el delicado tema, apoyó la propuesta de los senadores y dijo que quería que el Congreso actuara lo más pronto posible.

Obama se reunió la semana pasada con los senadores, y la Casa Blanca dijo que una reforma sobre 12 millones de inmigrantes ilegales no sería aprobada por el Congreso sin el apoyo de ambos partidos.

Los defensores de una reforma migratoria, que han presionado a la Casa Blanca y al Congreso, tienen previsto realizar un acto el domingo en Washington.