Washington. Los senadores estadounidenses que esta semana aprobaron una resolución que autoriza el uso de la fuerza militar en Siria han recibido cinco veces más contribuciones de las industrias militares que los que votaron en contra, según un informe divulgado este viernes.

El portal OpenSecrets.org resumió la información obtenida por el Centro para Política Responsable, un grupo independiente y sin fines de lucro, que analiza la financiación de la política en Estados Unidos y sus efectos sobre las elecciones y las decisiones.

El miércoles pasado, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó con diez votos a favor y siete en contra (un miembro se abstuvo) una resolución que da al presidente Barack Obama la autorización para el uso limitado de fuerza militar en el conflicto de Siria.

La resolución debe ser aprobada todavía por el pleno del Senado y de la Cámara de Representantes antes de que la promulgue el presidente Obama.

Según este informe, los diez senadores que aprobaron la resolución han recibido entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de diciembre de 2012 un promedio de US$72.850 en contribuciones de la industria militar o sus cabilderos.

Los que votaron en contra han recibido un promedio de US$39.770 en el mismo período.

En cifras totales, los diez que votaron sí han recibido US$728.497, y los ocho que votaron no han recibido US$278.390, indicó el análisis.

El senador republicano John McCain, de Arizona, quien ha abogado enérgicamente porque Estados Unidos suministre armamento e instrucción de combate a los opositores del presidente Bachar al Asad, es quien ha recibido las mayores contribuciones de ese sector.

Según el informe, McCain ha recibido US$176.300 en contribuciones de la industria militar, seguido por los demócratas Dick Durbin, de Illinois, con US$127.350; Timothy Kaine, de Virginia, con US$127.350, y Ben Cardin, de Maryland, con US$80.550.

Entre quienes se han opuesto al permiso para que Obama ordene una acción militar en Siria, el republicano John Barrasso, de Wyoming, es quien ha recibido más dinero de las industrias militares, con US$86.500, seguido por su correligionario Marco Rubio, quien ha estado en el Senado sólo dos años y ya ha recibido US$62.700.