Ginebra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que los negociadores que discuten un pacto global para frenar el contrabando y falsificación de productos del tabaco, lograron un significativo progreso en la última semana.

Pero no debatieron una propuesta de prohibir la venta de cigarrillos en los "free shops", una práctica que según los activistas de la salud a menudo está ligada con el tráfico ilegal y priva a los gobiernos de recaudar US$40.000 millones por año en impuestos.

En cambio, los negociadores de 168 países acordaron -a puertas cerradas- el esquema de un sistema para rastrear los paquetes de cigarrillos, dijeron la OMS y organizaciones no gubernamentales.

Los funcionarios de salud intentarán resolver sus diferencias cuando se reúnan en Uruguay en noviembre para finalizar el tratado, que es parte del protocolo de la OMS llamado Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT).

"Hubo un gran progreso. Avanzamos en áreas importantes del protocolo, pero tenemos que mantener este ímpetu", dijo Vijay Trivedi, asesor de políticas de la secretaría del CMCT.

"Necesita más tiempo, básicamente", dijo, confirmando que se había logrado un consenso en la aplicación del sistema de seguimiento de los productos.

El tratado exigiría a los países que otorguen permisos a los fabricantes y minoristas de tabaco y dispongan un régimen de seguimiento con una base de datos global.

Todos los paquetes de cigarrillos deberían estar marcados con un número de serie único, una medida que, según las compañías tabacaleras, costaría cientos de millones de dólares.

Los aeropuertos, aerolíneas y operadores de "free shops" dicen que perderían US$3.000 millones por año si se implementara la restricción a la venta de cigarrillos y que no hay evidencias de que los productos vendidos allí se desvíen al contrabando.

Philip Morris International, que vende los cigarrillos Marlboro y es la mayor firma tabacalera no estatal del mundo, y British American Tobacco (BAT), el segundo mayor fabricante de cigarrillos, dicen que están a favor de aplicar medidas efectivas contra el comercio ilegal.

Según la OMS, el tabaco causa la muerte de 5,4 millones de personas por año por enfermedad cardiovascular, cánceres, diabetes y otras enfermedades.

El tratado del 2005 obliga a los gobiernos a proteger a sus poblaciones de la exposición al humo de tabaco y reducir la demanda mediante medidas en los precios y los impuestos, regulación de los paquetes y del etiquetado y restricción de la publicidad.