Montevideo, Xinhua. La Federación de Educadores del Paraguay (FEP), que agrupa a unos 40.000 docentes, confirmó este miércoles que continuará "hasta las últimas consecuencias" la huelga general iniciada esta semana para exigir mejoras contractuales.

Otros dos sindicatos también en conflicto anunciaron que dejarán en suspenso la medida de huelga.

"Vamos a luchar hasta las últimas consecuencias", afirmó Carlos Parodi, presidente de la FEP, que reclama mejoras en las jubilaciones, según informes procedentes de Asunción, la capital paraguaya.

"No vamos a poder levantar la huelga en base a promesas. Promesas, buena voluntad y cosas por el estilo venimos teniendo desde hace un mes y medio", explicó Parodi a la edición digital del diario asunceño ABC Color.

En cambio, el Comando de Unidad Sindical de Trabjadores de la Educación (CUSTE) y la Organización de Trabajadores de la Educación-Sindicato Nacional (OTEP-SN) anunciaron hoy la reincorporación a las actividades a partir de este jueves.

La medida fue acordada luego que el presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Víctor Ríos, se comprometió a elevar un pedido de ampliación presupuestal que habilite un aumento de sueldos.

"Tenemos la firma y el compromiso de los legisladores. Ahora declaramos cuarto intermedio", señaló Eladio Benítez, vocero de la CUSTE.

La huelga de los gremios educativos comenzó el lunes paralizando las clases del sector estatal.

El gobierno considera ilegal e inconstitucional la huelga y anunció la extensión del calendario escolar hasta el 24 de diciembre.

De acuerdo a estimaciones de los gremios, la CUSTE tiene 60.000 docentes adherentes, la FEP 40.000 y la OTEP 15.000.