Río de Janeiro, Xinhua. Varias ciudades brasileñas viven este viernes una jornada laboral sin transporte público debido a las huelgas promovidas por las centrales sindicales para reivindicar mejoras laborales.

Las protestas, convocadas con motivo del "Día Nacional de Manifestación y Lucha" por la Central Unica de los Trabajadores (CUT, oficialista) y por la Fuerza Sindical (opositora), las dos mayores centrales sindicales del país, con el apoyo de otras menores, paralizaron siete capitales del país y dejaron varias carreteras cortadas.

Las capitales regionales afectadas fueron Porto Alegre, Belo Horizonte, Salvador, Sao Luis, Fortaleza, Palmas y Vitoria, donde varios conductores y cobradores de las líneas de autobuses se unieron a la huelga prevista, así como en otras ciudades menores.

Todas ellas amanecieron sin transporte público, aunque en algunas de ellas fue restablecido después del mediodía.

Además, varios trabajadores cortaron importantes carreteras en los estados de Sao Paulo, Minas Gerais, Bahía, Ceará y Maranhao, impidiendo el acceso en algunos casos a importantes centros estratégicos, como el puerto de Santos (el mayor del país) y a algunas grandes empresas.

El "Día Nacional de Manifestación y Lucha" es una continuación de la jornada de protestas organizada por las mismas centrales sindicales el 11 de julio, día en el que hubo también varias marchas y protestas, aunque no se llegó a paralizar el funcionamiento de ninguna empresa.

Los sindicatos piden básicamente una reducción de la jornada de trabajo hasta 40 horas semanales, la modificación de una ley que reduce las pensiones de quienes se jubilan prematuramente y la petición para que se archive un proyecto de ley que permite a las empresas ampliar el número de trabajadores tercerizados.

Para hoy se habían convocado actos en 23 de los 27 estados de Brasil, entre los principales una concentración de trabajadores en el centro de Sao Paulo, la mayor ciudad del país y de Sudamérica, y una manifestación en la tarde en el centro de Río de Janeiro.