Damasco. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Siria acusó este jueves a Estados Unidos y a sus aliados occidentales de financiar y armar a grupos vinculados a Al Qaeda que luchan en Siria contra la administración del presidente Bashar al Assad, informó la televisión estatal.

El ministerio hizo la declaración en una carta dirigida a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la que se queja de que "el financiamiento y el suministro de armas que hacen Washington, Francia, Reino Unido, Turquía y algunos otros países, a los terroristas en Siria constituyen violaciones flagrantes a los principios del derecho internacional y a las leyes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas relativas al combate del terrorismo".

Las relaciones entre Washington y Damasco se desplomaron desde el inicio de la crisis en Siria debido a que Washington ha defendido a la oposición siria en el exilio y ha exigido la renuncia del presidente Assad.

Las relaciones se enfriaron más cuando Washington acusó a Damasco de utilizar el agente nervioso sarín en su lucha contra los rebeldes, en particular en un ataque el 21 de agosto en las afueras de Damasco donde, según Estados Unidos, cientos de civiles murieron.

Damasco rechazó de inmediato las acusaciones y Washington amenazó con lanzar un ataque militar contra Siria. Eso provocó que el gobierno sirio renunciara a su arsenal químico para evitar el ataque, pese a que insistió en que fueron los rebeldes quienes utilizaron el gas químico para tender una trampa al gobierno.

Por su parte, Rusia dijo recientemente que recibió "evidencias adicionales" de Damasco, las cuales incriminan a los rebeldes. Se espera que las nuevas evidencias sean presentadas pronto por Rusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.