Desde que Porfirio Lobo Sosa asumió el poder en 2010, un total de 68 profesionales del derecho han perdido la vida de forma violenta en Honduras, de acuerdo al Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh).

El caso más reciente se registró la noche del domingo en Los Castaños, San Pedro Sula, al norte de Honduras, cuando seis sujetos encapuchados dispararon contra el abogado Amed Francisco Zelaya, de 37 años, y su acompañante, un comerciante identificado como Edgard Osman Ríos, de 38 años. Y es que a criterio del ombudsman hondureño, Ramón Custodio, el ejercicio del derecho se ha convertido en los últimos años en una profesión de alto riesgo para quienes la ejercen.

Entre los profesionales del derecho que han muerto en forma violenta durante la administración Lobo Sosa, hay especialistas en derecho penal, en derecho mercantil, jueces de tránsito, de la niñez y de letras, fiscales del Ministerio Público, asesores legales de sindicatos, instituciones bancarias, del Estado y otros que combinaban su profesión con otras actividades empresariales y religiosas.

La mayoría de de las víctimas fueron ejecutadas en el interior de sus vehículos, en algunos casos en compañía de sus hijos, esposa, de su trabajadora, de su conductor, de amigos e incluso de sus clientes. Otros fueron ultimados en su propia vivienda o a pocos pasos de la misma o en la vía pública.

"Es deber del Estado hondureño garantizar que los profesionales del derecho realicen su labor sin ningún tipo de intimidación y que cuando su seguridad esté amenazada por el ejercicio de su trabajo, es deber de las autoridades brindarles la protección para salvaguardar su integridad física y su vida", manifestó Custodio.

De los 68 crímenes contra abogados, alrededor del 97% se encuentran en la impunidad y solo cuatro de los victimarios han sido sentenciados por las autoridades.

Casos de victimarios de abogados con sentencia condenatoria. Conadeh detalló que tres casos de abogados asesinados fueron resueltos y sus victimarios, entre ellos tres miembros de la Policía Nacional de Honduras, recibieron sentencia condenatoria.

En el 2012, la Sala Cuatro del Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula condenó a dos policías a purgar una pena de 20 años de cárcel por el delito de asesinato en perjuicio del abogado Óscar Mejía Villafranca, ocurrido el 6 de marzo de 2009.

Ese mismo año, la Sala Quinta del Tribunal de Sentencia de San Pedro Sula condenó a Nelson Ubaldo Rivera Oviedo a 20 años de prisión por el delito de homicidio simple en perjuicio del abogado y pastor evangélico Carlos Roberto Marroquín, hecho ocurrido el 21 de febrero de 2011 en la colonia Aurora de San Pedro Sula.

En mayo del 2013, un tribunal con jurisdicción nacional encontró culpable a un exdetective de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC) por el asesinato cometido contra el coordinador del Ministerio Público en Puerto Cortés, Raúl Enrique Reyes, registrado en la aldea Rio Nance de Choloma, el 27de mayo de 2011.