Cancún. Aunque no está oficialmente en la agenda de la cumbre del Grupo de Río, la situación de Honduras, que no fue invitada a la cita, es uno de los grandes temas que serían abordados por los jefes de Estado reunidos en Cancún.

Al arribar a México para participar en la cumbre del Grupo de Río, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rechazó una posible incorporación del gobierno hondureño de Porfirio Lobo a la comunidad interamericana.

"Nosotros no reconocemos gobierno en Honduras", afirmó Chávez y agregó que "hacemos un llamado a los gobiernos democráticos de este continente, a todos los pueblos de América Latina, a que nos unamos en torno al reclamo de que en Honduras se retorne a la democracia. Se rompió la democracia y desde nuestro punto de vista no se ha restablecido".

El mandatario venezolano sostuvo que "el presidente legítimo de Honduras se llama Manuel Zelaya" y reafirmó su opinión de que los comicios en los cuales Lobo resultó triunfador fueron "un proceso electoral ilegítimo", informó El Universal.

Muy distinta es la posición que lleva a Cancún el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, quien promoverá el reconocimiento internacional del gobierno que el presidente Porfirio Lobo.

El mandatario sostuvo respecto a la situación de Honduras que “me parece que lo lógico es pasar esa página y analizar las posibilidades, reconocer al nuevo gobierno, diplomáticamente, lo más pronto posible, porque de otra manera es continuar castigando al pueblo hondureño, que no se merece más castigos”.

Arias adelantó que en la cumbre del Grupo de Río formulará un planteamiento en este sentido, indicó El Informador.

Previamente Brasil manifestó que si el tema de Honduras es discutido en la cita de Cancún, a pesar que no está en agenda, entregará su postura al respecto.

El canciller brasileño Celso Amorim afirmó que “nosotros tenemos la visión de que hay que ver lo que va a pasar con la reconciliación nacional, con el trato al propio presidente Zelaya",