Bogotá. El candidato presidencial colombiano Juan Manuel Santos deberá enfrentar una dura batalla para conseguir una victoria en la primera vuelta, después de que los resultados de las elecciones legislativas dejaron bajo presión la coalición del gobierno del presidente Alvaro Uribe.

La alianza oficialista mantuvo el domingo el control del Congreso al ganar la mayoría de las 268 bancas y pasó su primera prueba electoral después del fallo de la Corte Constitucional que inhabilitó a Uribe para buscar un tercer mandato.

El Partido de la U, que dirige Santos, obtuvo alrededor de 71 bancas, las mismas del Partido Conservador, según los escrutinios de la Registraduría Nacional, contados 95% de los votos para el Senado y más de la mitad de los de la Cámara de Representantes.

Las dos obtuvieron las mayores votaciones y superaron a las principales fuerzas de oposición lideradas por el Partido Liberal, que ganó 49 bancas, y al Polo Democrático con 12.

Aunque Santos, ex ministro de Defensa de Uribe que logró los mayores golpes contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la historia reciente, proclamó el triunfo de su partido, sus posibilidades de ganar la presidencia en una primera vuelta no son claras.

Los resultados de las legislativas convirtieron a los dos principales partidos de la alianza de Gobierno en competidores directos en las elecciones presidenciales del 30 de mayo en un escenario en el ambos se sienten fuertes y con posibilidades de ganar en una segunda vuelta, de acuerdo con los analistas.

"Los sólidos resultados para el gobernante Partido de la U darán un impulso a las ambiciones electorales de Santos. La recuperación electoral inesperadamente fuerte del aliado Partido Conservador podría, sin embargo, complicar aún más el proceso de forjar una amplia alianza electoral para apoyar su candidatura", dijo Christian Voelkel, de IHS Global Insight.

Por su parte el analista Jaime Castro pronosticó que no habrá presidente en la primera vuelta por la dispersión de las fuerzas políticas que impide consolidar una mayoría sólida y amplia.

"Todos los partidos y sus candidatos van a querer ir a primera vuelta a medir sus fuerzas, a contarse para las alianzas de la segunda vuelta", explicó a Reuters el ex alcalde de Bogotá.

El resultado de la consulta conservadora, que la disputan por un estrecho margen Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias, ambos antiguos colaboradores de Uribe, podría incidir en el futuro de ese partido y su posición para futuras alianzas.

La pieza clave. "Pasa a ser un gran jugador, a las grandes ligas, si los resultados de las legislativas se proyectan a futuro pasarían a la segunda vuelta dos fuerzas uribistas. La incógnita es si logra la unidad", explicó Castro quien dijo que la opción del Partido Liberal y el Polo Democrático Alternativo para pasar a una segunda vuelta es remota.

La analista de la Universidad Javeriana Consuelo Ahumada destacó la votación y las bancas que ganó el denominado Partido de Integración Nacional (PIN) que se convirtió en la cuarta fuerza política del país y será fundamental para la futura coalición y la elección presidencial.

En ese partido varios de los ex congresistas que perdieron sus curules y están en la cárcel por nexos con los escuadrones paramilitares de ultraderecha postularon como candidatos a familiares y amigos que fueron elegidos con altas votaciones y ganaron más de 15 bancas en el Senado y la cámara.

"No parece posible un triunfo de la coalición en la primera vuelta sin Uribe", dijo Ahumada quien aseguró que si la oposición y otras fuerzas independientes no logran una alianza sólida dejarían el camino para que dos candidatos del uribismo como Santos y el que gane la consulta del Partido Conservador se disputen la presidencia en una segunda ronda.

El presidente del Partido Conservador, Fernando Araujo, dijo que independientemente del resultado de la consulta, que se conocerá en unos cinco días, buena parte del futuro de la colectividad dependerá de un congreso que se realizará la próxima semana.

"Yo preveo un partido muy entusiasmado apoyando al candidato ganador. La votación nos da toda la esperanza de poder ganar las elecciones presidenciales", afirmó Araujo.

El ex presidente Andrés Pastrana, quien gobernó Colombia entre 1998 y el 2002, insistió en la necesidad de que el conservatismo lleve un candidato a primera vuelta con la posibilidad de triunfo.

"El Partido Conservador es un partido que no se le entrega a nadie, es fuerte y ha hecho la historia del país", dijo Pastrana.

Pese al panorama Santos anunció que intensificará su campaña para conseguir votos y ganar en primera vuelta, situación difícil de acuerdo con los analistas.

"A pesar de un complicado panorama a corto plazo, Santos sigue siendo el mejor posicionado para ganar las elecciones presidenciales con una votación que ha puesto de manifiesto una mayoría electoral (...) aunque es probable que persistan las divisiones", aseguró Voelkel.

Las elecciones legislativas transcurrieron en calma y sin hechos de violencia, pero una abstención cercana al 60%, además de las dificultades para votar por la complejidad de los tarjetones y la lentitud en la entrega de los resultados empañaron la jornada de votaciones.