Santiago. El terremoto que afectó a Chile el pasado 27 de febrero alteró no sólo la normalidad del país, sino que también obligó a reformular la ceremonia de cambio de mando de este jueves 5 de marzo, donde Michelle Bachelet entregará la banda presidencial a Sebastián Piñera.

El futuro gobierno tenía contemplado ofrecer dos amplios banquetes tras la ceremonia de traspaso de mando, uno encabezado por el propio mandatario y otro por su ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter. Además, habían sido programada dos fiestas ciudadanas, una en Santiago y otra en la Quinta Región.

La idea era no sólo celebrar el arribo del nuevo gobierno, sino la llegada de la centroderecha por primera vez en 50 años a La Moneda. Sin embargo, poco de una semana antes del cambio de mando, la programación debió sufrir un giro y lo que iba a ser una gran celebración se transformará en el cambio de mando más austero de las últimas décadas, informó el diario La Tercera.

“No estamos para festejos”, aclaró María Irene Chadwick, quien encabeza el equipo organizador. El gobierno coincide, y también canceló la comida de despedida que tradicionalmente ofrece el mandatario saliente a las visitas internacionales; y  se suspendieron también todas las actividades y planes de despedida para la Presidenta Michelle Bachelet.

Según consigna el diario chileno, en el nuevo esquema sólo se conservarán intactas las ceremonias como el acto en el Salón de Honor del Congreso Nacional, en que Bachelet entregará la banda presidencial a Piñera, y la fotografía oficial del presidente electo con sus ministros en Cerro Castillo.

Reunión de trabajo. Tras la ceremonia, en vez de un amplio banquete el presidente ofrecerá un almuerzo de trabajo, donde informará a los mandatarios extranjeros la situación del país y la ayuda que se requerirá.

Para el que ya están confirmados, ya confirmaron su asistencia los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Perú, Alan García; de Argentina, Cristina Fernández; de Ecuador, Rafael Correa; de Colombia, Álvaro Uribe; de Costa Rica, Oscar Arias; de Uruguay, José Mujica, y de Panamá, Ricardo Martinelli.

Posteriormente, Piñera viajará a Constitución y por la tarde, de vuelta en Santiago, dará el tradicional discurso desde un balcón de La Moneda.