Ginebra. La cantidad de niños que participa de la fuerza laboral en todo el mundo ha disminuido, aunque está aumentando en Africa, dijo la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Sin embargo, los funcionarios de la OIT están preocupados porque el ritmo de disminución se ha reducido y dicen que los gobiernos no deben utilizar la crisis económica mundial como una excusa para no intervenir.

El número de niños trabajadores ha caído hasta 215 millones en 2008, desde los 222 millones que había en 2004, una reducción de apenas 3%, sostuvo un reporte de la OIT dado a conocer el sábado. En el período previo de cuatro años, la mano de obra infantil se redujo 10%.

"La crisis económica no puede ser una excusa para bajar nuestras ambiciones o no tomar medidas. En cambio, ofrece la oportunidad de implementar medidas de política que funcionen para la gente, para la recuperación y el desarrollo sustentable", dijo el director general de la OIT, Juan Somavia.

Cerca de 60% de la mano de obra infantil se desempeña en la agricultura, y la mayoría con trabajadores familiares que no reciben paga, y sólo uno de cada cinco de ellos recibe salario, dijo la OIT.

Además del asunto moral de tener a niños trabajando, defensores del desarrollo dicen que el trabajo infantil priva a los menores de la educación, golpeando las perspectivas económicas de un país.

Pero muchos países pobres sospechan de los esfuerzos de los países ricos por imponer criterios laborales, incluidos aquellos sobre la mano de obra infantil, y los ven como una manera de cerrar sus producciones competitivas.

En términos regionales, la cantidad de niños de entre 5 y 14 años en actividad económica está aumentando en la Africa subsahariana, pero está cayendo en otras zonas.

Africa subsahariana tiene la mayor incidencia de niños trabajando, con no de cada cuatro niños de entre 5 y 17 años en el mundo laboral, en comparación a uno de cada ocho en la región de Asia Pacífico y uno de cada 10 en los países de América Latina y el Caribe, dijo.

La agencia de Naciones Unidas dice en el reporte que la meta establecida en 2006 para eliminar las peores formas de trabajo infantil antes del 2016 no se alcanzará con las tendencias actuales.

Aunque el ritmo de descenso del trabajo infantil es más rápido en los trabajos más peligrosos y para los menores más vulnerables, un total de 115 millones de menores están aún expuestos a empleos peligrosos.

La cantidad de niños de entre 5 y 14 años en la fuerza laboral cayó en un 10 por ciento en el período 2004-2008, con una tasa de disminución del 31 por ciento para los niños en trabajos peligrosos en ese rango de edad.

Pero el trabajo infantil entre los jóvenes de 15 a 17 años aumentó  20%, desde 52 millones a 62 millones, dijo.

Un tercio de los niños del mundo viven en países que no han ratificado la convención de 1999 sobre las peores formas de trabajo infantil, como la India, y la convención de 1973 sobre la edad mínima para trabajar, como India y Estados Unidos.

Para acceder al reporte completo de la OIT en inglés haga clic acá.