El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago declaró inadmisible la querella por injurias interpuesta por el ministro de Salud, Jaime Mañalich, contra la Confusam. Esto, luego que fuera acusado que manipular con fines políticos las cifras del coronavirus Covid-19.

La acción legal, si bien estaba dirigida en contra de quienes resulten responsables, apunta a una declaración subida a la web de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam), el pasado 26 de febrero.

En ella, indica Mañalich, la Confusam le imputó haber señalado que en Chile existían 260 casos en aislamiento y evaluación de haberse infectado con la cepa que apareció en China a fines de 2019.

El juez consideró que ninguno de esos requisitos no se cumplen, dado que “los antecedentes expuestos no dan cuenta de ese tipo de expresiones ni de la gravedad necesaria para afectar la honra u honor del querellante, teniendo presente además que el Derecho Penal tiene por objetivo sancionar casos de real afectación de los bienes jurídicos protegidos”.

En concreto, el secretario de Estado apuntó contra una declaración emitida por la entidad, en que afirma que “(…) es del todo sorprendente que en el escaso tiempo transcurrido desde que se conociera el caso en cuestión hasta la fecha, se dé cuenta de la existencia de más de 260 posibles casos de personas en aislamiento por posible contagio del coronavirus en el país sin dar a conocer antecedentes precisos respecto de las circunstancias que darían pie a ser consideradas sospechosas de estar afectadas”.

“El país conoce antecedentes claros de informaciones entregadas por el actual ministro de Salud que después resultaron no ser ciertas, como el caso de las listas de espera que pomposamente fueran anunciadas como solucionadas ante el Presidente de la República y en presencia de los medios de comunicación del país”, expone el comunicado.

El mismo día, éste fue rescatado por El Mostrador, titulando “Confusam acusa a Mañalich de manipular las cifras de casos sospechosos de coronavirus en Chile con fines políticos”.

Juez desestima el argumento. Los argumentos de Mañalich fueron descartados por el juez Mario Alfredo Cayul Estrada, afirmando que “el tipo penal que configura el delito de injurias graves exige seriedad en las expresiones proferidas, o sea, que efectiva y objetivamente causen deshonra, descrédito o menosprecio de la persona respecto de quien se expresan”.

El juez consideró que ninguno de esos requisitos no se cumplen, dado que “los antecedentes expuestos no dan cuenta de ese tipo de expresiones ni de la gravedad necesaria para afectar la honra u honor del querellante, teniendo presente además que el Derecho Penal tiene por objetivo sancionar casos de real afectación de los bienes jurídicos protegidos”.

Tras la resolución, el vicepresidente de la Confusam, Esteban Maturana, afirmó que la acción legal del ministro se trató de “una nueva conducta autoritaria de un ministro que no tolera ser interpelado, entonces obviamente podría verse tentado a usar el tema sanitario por fines políticos, y eso es lo que hemos dicho en más de una oportunidad, que ojalá que el Gobierno no caiga en esa tentación”.

“Ayer nos habla de que el plebiscito podría estar en riesgo”, ejemplificó.