Reuters.- El presidente Donald Trump enfrenta este martes una prueba sobre su influencia política, en una elección legislativa especial en Ohio que se ha convertido en una suerte de referendo sobre su gestión y su última oportunidad para medir la fortaleza de los demócratas antes de los comicios de medio periodo de noviembre.

La contienda en Ohio por un sitio en la Cámara de Representantes de Estados Unidos es el foco de la atención de una jornada de votaciones en otros cuatro estados.

Otras carreras importantes incluyen la batalla demócrata para elegir un gobernador en Michigan entre un candidato tradicional y uno progresista y el intento de un influyente político conservador por quitarle la gobernación a un republicano en Kansas.

Trump ha participado de la campaña en Ohio, la última elección de alto perfil antes de los comicios legislativos de noviembre.

Los demócratas deben ganar 23 escaños en la Cámara baja y dos puestos en el Senado para tomar control de ambas instancias legislativas y ponerle un freno a la agenda de Trump.

El mandatario visitó el duodécimo distrito representado por un legislador republicano durante el fin de semana en un intento por mejorar la posición de su partido, en momentos en que los sondeos muestran una contienda cada vez más ajustada entre el republicano Troy Balderson y el demócrata Danny O’Connor.

El distrito, dividido entre la suburbana Columbus y zonas rurales, ha estado representado por un republicano desde inicios de la década de 1980. Trump ganó ahí por una ventaja de 11 puntos porcentuales en las elecciones presidenciales del 2016.

Pero O’Connor ha conseguido borrar buena parte o la totalidad de la ventaja de Balderson en los sondeos y una victoria demócrata encendería las alarmas para un partido oficialista que ya está preocupado por una serie sólidos resultados de sus rivales en los comicios que se han llevado a cabo desde que Trump está en la Casa Blanca.

“Hace un mes esta carrera estaba asegurada, pero se ha convertido en un tema nacional y ahora es más como un referendo sobre Trump, lo que realmente genera entusiasmo entre los demócratas”, dijo Patrick Murray, director del Instituto de Sondeos de la Universidad de Monmouth.

Un sondeo de Monmouth publicado la semana pasada indicó que la contienda esencialmente era demasiado estrecha, después de que Balderson disfrutara de una ventaja de doble dígito porcentual hace apenas un mes. Además de que los demócratas expresaran enorme interés en la votación, Murray dijo que el cambio se produjo por independientes que no están satisfechos con la administración de Trump.

Los demócratas deben ganar 23 escaños en la Cámara baja y dos puestos en el Senado para tomar control de ambas instancias legislativas y ponerle un freno a la agenda de Trump. Los 435 curules de la Cámara baja, 35 de los 100 existentes en el Senado y 36 del total de 50 gobernaciones estatales se decidirán en las elecciones de medio periodo del 6 de noviembre.