Washington. Aún a falta de que se diluciden algunos resultados, la prensa y los analistas ya sacan cuentas con respecto a las elecciones de medio mandato realizadas el martes en Estados Unidos. A modo general, la lectura que se realiza este miércoles es que si bien no hubo una "ola azul” con triunfos demócratas, como algunos esperaban, la oposición a Donald Trump sí puede celebrar gracias al triunfo obtenido en la cámara baja.

Los republicanos, en cambio, pueden respirar tranquilos por haber conservado ciertas gobernaciones que estaban en riesgo y por haber ampliado su dominio en el Senado: tienen 51 senadores confirmados, otra victoria en Florida es casi segura y se vislumbra una en Arizona. En Misisipi habrá el 27 de noviembre una segunda vuelta. En caso de ganar, el partido sumaría 54 de los 100 puestos en el Senado.

Que los republicanos mantengan el Senado prácticamente le garantiza a Trump que no será tumbado en un "impeachment" después de que los demócratas abran en la Cámara de Representantes las investigaciones contra él que pretenden, ya que para aprobarlo se necesitaría el apoyo de 67 de los 100 senadores. Pero por seguro al mandatario le quedan dos años de gobierno incómodos por delante hasta que se presente a la reelección en 2020.

"Mañana será un nuevo día”. Distinto es el escenario en la Cámara de Representantes. La proyección de las cifras, a falta de la mayoría de estados de la costa oeste, apuntan a que los demócratas han logrado al menos los 23 asientos que necesitaban arrebatar a los conservadores para hacerse con la mayoría, un número que podría ampliarse hasta en otros diez escaños.

El recuento de New York Times les otorga 229 bancas, frente a 206 de los republicanos. Hasta ahora, los republicanos tenían 235 escaños contra 193 de los demócratas y 7 vacantes.

 

Durante su discurso de victoria, la líder demócrata de la cámara baja, Nancy Pelosi, aseguró que "mañana será un nuevo día en Estados Unidos. Recuerden esta sensación: es el poder de ganar (…) Ahora de lo que se trata es de restaurar la Constitución, el sistema de 'checks and balances' (controles y contrapesos) frente a la administración Trump", aseguró.

En el caso de las elecciones a gobernador, los demócratas consiguieron ganar cuatro nuevos estados.

"Un tremendo éxito". A través de un inusualmente breve tuit, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió la noche de este martes (06.11.2018) al desarrollo de las elecciones, donde los pronósticos daban un triunfo al Partido Republicano en el Senado, pero una dura derrota en la Cámara de Representantes, donde los demócratas volverán a tener mayoría por primera vez desde 2010.

"Un tremendo éxito esta noche. ¡Gracias a todos!”, escribió en Twitter el mandatario. Poco más temprano, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, había dicho que los resultados de los comicios de mitad de mandato han deparado "una buena noche" para Trump. "Ahora mismo nos sentimos bien, ha sido una buena noche para el presidente hasta este momento", dijo Sanders en declaraciones a los periodistas.

Sanders aseguró que el gobernante, que pasó la jornada en la Casa Blanca acompañado de familiares y amigos, llamó por teléfono al líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, para felicitarlo por "los históricos logros" alcanzados. También telefoneó al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, y a la que hasta ahora era la líder de la minoría demócrata allí, Nancy Pelosi.