Kiev. La Comisión Electoral Central de Ucrania declaró este domingo oficialmente al opositor Viktor Yanukovich como ganador de las elecciones presidenciales.

La comisión confirmó así los resultados que mostraron que Yanukovich, de 59 años, superó a la primera ministra Yulia Tymoshenko por 3,48 puntos porcentuales en la segunda vuelta del 7 de febrero.

"La Comisión Electoral Central declara a Viktor Fedorovich Yanukovich presidente electo de Ucrania", dijo el presidente de la comisión, Volodymyr Shapoval.

Tymoshenko dijo el sábado que había demostrado que la campaña de Yanukovich había cometido fraude y dijo que desafiará el resultado en los tribunales.

"Más allá de lo que pase en el futuro, él nunca se convertirá en el presidente legítimamente electo de Ucrania", dijo Tymoshenko en un mensaje televisivo.

Ahora, los simpatizantes de la carismática Tymoshenko, de 49 años, deberán presentar una apelación oficial de los resultados y asistir a un alto tribunal de Kiev con la evidencia que dicen haber acumulado sobre los fraudes.

Los analistas esperan que el tribunal se tome varios días para considerar la evidencia presentada.

La declaración de la comisión electoral siguió al respaldo de los veedores internacionales, quienes calificaron a la segunda vuelta como "una impresionante demostración" de democracia.

Los líderes mundiales, incluido el presidente estadounidense, Barack Obama, felicitaron a Yanukovich, al igual que la Unión Europea y la OTAN.

Sin embargo, Tymoshenko ha continuado con sus planes para desafiar el resultado, incluso ignorando el apoyo de los líderes occidentales por su rival.

Yanukovich, un ex mecánico de la región minera de Donbass que es respaldado por los millonarios industriales, inclinaría a Ucrania hacia el ala de Rusia, tras cinco años de distanciamiento bajo el gobierno del presidente Viktor Yushchenko.

Sin embargo, la negativa de Tymoshnko en reconocer la derrota seguiría generando incertidumbre sobre Ucrania.

Los analistas han dicho que la tensión e inestabilidad política amenazan la posibilidad de una rápida recuperación económica y una reanudación de la ayuda financiera del Fondo Monetario Internacional.

El FMI suspendió el año pasado un plan de rescate por US$16.400 millones para Ucrania, luego de que el país falló en su promesa de realizar un ajuste fiscal.