La Unión Europea (UE) condenó el sábado los "actos de violencia" y el uso "desproporcionado" de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Perú durante la ola de protestas que comenzó en diciembre y han causado ya alrededor de 60 muertos.

"Las protestas sociales pacíficas que respeten el Estado de derecho son legítimas en una sociedad democrática. La UE reitera su condena de los numerosos actos de violencia y también del uso desproporcionado de la fuerza por las fuerzas de seguridad", expresó en un comunicado un portavoz del Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

El bloque comunitario, continúa el comunicado, insta al Gobierno y a todos los actores políticos de Perú a dar "pasos urgentes" para "recuperar la calma y garantizar un diálogo inclusivo con la participación de la sociedad civil y las comunidades afectadas" como "camino de salida de la crisis".

"La UE está totalmente comprometida para apoyar los esfuerzos peruanos al respecto", añade el comunicado en el que el club europeo lamenta "el gran número de víctimas" desde el inicio de las protestas y advierte de que "las crisis social y política solo podrá ser resuelta en pleno respeto con el orden constitucional, el Estado de derecho y los derechos humanos.

Centenares de personas volvieron a reunirse en la noche del sábado en el centro de Lima, sobre todo en torno al Congreso, y se generaron nuevos incidentes, aunque de dimensiones menores.

Las protestas piden la renuncia de la presidenta, Dina Boluarte, el cierre del Congreso y la convocatoria a elecciones generales para este año y a una asamblea constituyente. Desde que comenzaron el pasado diciembre, han causado la muerte de 60 personas.

PETICIÓN DEL PAPA

El Papa Francisco pidió este domingo (22.01.2023) rezar por el cese de "los actos de violencia en Perú", sumido en una profunda crisis política por las protestas contra el gobierno que hasta el momento dejan al menos 60 muertos.

"Me uno a los obispos peruanos para decir 'no a la violencia, venga de donde venga, no más muertes'", dijo el sumo pontífice, pronunciando la última parte de esta frase en español. "La violencia extingue la esperanza de encontrar una solución justa a los problemas”, agregó.

La ola de protestas para exigir la dimisión de la presidenta peruana Dina Boluarte se extienden desde principios de diciembre, lo que lllevó al gobierno a imponer el estado de emergencia en algunas zonas.

Las protestas iniciaron tras la destitución y detención del expresidente Pedro Castillo el 7 de diciembre, después de que intentara disolver el Congreso, que estaba a punto de sacarlo del poder debido a numerosas acusaciones de corrupción.

"Animo a todas las partes implicadas a emprender el camino del diálogo entre hermanos de una misma nación, en el pleno respeto de los derechos humanos y del Estado de derecho", exclamó el Papa.