Luego de casi ocho meses de paralización del proceso, la Unión Europea y los países de Centroamérica retomarán, la próxima semana, las negociaciones en Bruselas, para tratar de finalizar su Acuerdo de Asociación.

Las conversaciones fueron suspendidas por el bloque europeo en junio pasado, tras el golpe de Estado en Honduras, pero las elecciones presidenciales y la asunción del nuevo presidente, Porfirio Lobo, el 27 de enero pasado, han alentado a reanudar las negociaciones.

Delegados de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Honduras se reunieron en esta capital, para consensuar la posición que adoptarán sobre los temas pendientes en los tres rubros del acuerdo: comercial, político y de cooperación.

Centroamérica espera una respuesta de los europeos a su propuesta presentada durante la última ronda, en junio de 2009, en la que plantea desgravar gradualmente, hasta llegar al 90%, una lista determinada de productos importados de la UE.

Por su parte, la UE se dispuso a eliminar aranceles al 92% de los productos centroamericanos, aunque no incluyó el azúcar, los productos orgánicos y la carne, considerados "sensibles" por los europeos.

Fuera del capítulo comercial, la UE aún espera de los centroamericanos su adhesión a la Corte Penal Internacional, a lo que varios países se oponen, en particular Nicaragua y El Salvador.

Debido a que quedan varios temas pendientes, ambas partes ya consideran la posibilidad de convocar a una nueva ronda para la semana del 22 de marzo, también en Bruselas, a la que seguiría una ronda final a mediados de abril próximo, esta vez en Centroamérica, informó El Financiero.