Asunción, Xinhua. Las calles del microcentro de Asunción, la capital paraguaya, son escenario este miércoles de los últimos preparativos para la toma de posesión mañana del presidente electo Horacio Cartes.

La casa de gobierno conocida como Palacio de los López era un hervidero de obreros que trabajaban esta mañana en andamios sobre su remozada fachada de color ladrillo y amarillo.

El señorial edificio de 1867 -símbolo del poder político en el país- será una vez más testigo de la jura de un jefe de Estado en una ceremonia que se realizará al aire libre y a primera hora de la mañana.

Los trabajadores terminaban de acondicionar el estrado instalado de espaldas del edificio y sobre la costanera, el popular paseo asunceño que bordea el río Paraguay, que sirve de límite con Argentina.

Cartes asumirá flanqueado por los legisladores y su gabinete, guarecido por un techo de las inclemencias del tiempo.

La inmensa platea de sillas donde estarán los presidentes, representaciones internacionales y locales estaba lista.

En una plaza cercana frente al Palacio Legislativo, donde también transcurrirá parte de la ceremonia de cambio de mando, dos obreros pintaban de verde los canteros.

"Sí, llegamos", respondió a Xinhua uno de los trabajadores consultado si terminarían la que prometía ser una ardua faena antes del próximo amanecer. Por estas horas, las muestras de seguridad en la capital son evidentes.

En cada esquina del microcentro hay parejas de policías custodiando y en el Palacio de los López y otros edificios oficiales se ven efectivos militares armados a guerra y policías antidisturbios.

Los desvíos en el tránsito se incrementarán esta tarde, momento en el que las autoridades instrumentarán una extensa zona de exclusión que se prolongará durante todo el jueves.

Cartes, de 57 años, ganó las elecciones en abril y devolvió el poder al tradicional Partido Colorado tras un periodo en la oposición, derrotando al Partido Liberal Radical Auténtico del presidente saliente Federico Franco.