A tres días de cumplir tres años de la revuelta policial, el juez sexto de Garantías Penales, Frank Valverde, dictó orden de prisión para el policía que lleva las iniciales MM, quien se entregó voluntariamente.

Él es acusado de participar en el intento de magnicidio en contra del presidente de la república Rafael Correa, delito por el que se le acusó erróneamente al policía Jhonny Casalombo y por el que permaneció en prisión 93 días y posteriormente fue liberado luego de una orden del mismo juez Frank Valverde.

Según fuentes no oficiales, este policía sería uno de los implicados en el ataque al vehículo que sacaba al mandatario la noche del 30 de septiembre del 2010 del Hospital de la Policía.

La Fiscalía, a través de su cuenta de Twitter, informó que el policía M.M., se entregó voluntariamente a las autoridades y será trasladado hasta la cárcel No. 4 de Quito.

La vinculación de este policía en el proceso que se investiga por intento de magnicidio se lo realizó luego de un pedido de la Fiscalía General del Estado.

Anoche, el presidente Rafael Correa, en una entrevista con el canal Telerama, insistió en su tesis de que el 30 de septiembre se intentó un golpe de Estado y dijo que los responsables deberán asumir sus responsabilidad. Tildó de traidores a quienes quisieron sacarlo supuestamente del poder y dijo que "les salió mal, porque lo que querían era que la población salga a botar al gobierno, pero lo que hizo la población fue dar la vida por su gobierno".

Seguiremos investigando porque esto fue "un golpe de estado postmoderno", dijo.

Correa ratificó que hay pruebas suficientes (recopiladas por la Comisión que investiga la revuelta del 30 de septiembre) "para llegar a la conclusión" de que el expresidente Lucio Gutiérrez participó en el intento de golpe de Estado.