El motín policial que estalló la tarde de este viernes en Cochabamba se extendió a Sucre, Tarija y Santa Cruz, mientras en otras capitales nutridos grupos de ciudadanos movilizados presionan para que los policías se sumen a esta medida.  No obstante, a las 20.00 el comandante de la Policía, Yuri Calderón, aseguró que la medida únicamente se presentó en Cochabamba y consideró que todo volverá a la calma con el cambio del comandante departamental.

El motín en Cochabamba comenzó aproximadamente a las 18.00 en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) y se extendió a otras unidades. La decisión fue recibida con un festejo de cientos de movilizados que demandan la renuncia del presidente Evo Morales en ambas ciudades.

Luego se replicó en Sucre, donde La Razón Digital constató que unos 700  efectivos se concentraron en una unidad, donde también recibieron el respaldo de cientos de civiles que realizaban bloqueos en cumplimiento del paro cívico indefinido.

Allí, uno de los policías que encabezó la medina declaró que el mitín es para evitar más enfrentamientos en el país.

Ante ese polarizado y conflictivo escenario, el presidente ha ratificado, como lo hiciera el jueves, que no va a renunciar al cargo y arengó a los sectores que lo respaldan a defender la democracia y su gobierno, cuyo mandato fenece el 22 de enero del próximno año. Dijo que no está solo en Bolivia ni el mundo.

Pasadas las 19.00, policías en Tarija se sumaron al motín. Decenas de personas se concentraron frente a una unidad policial, ubicada a pocos pasos de la plaza Luis de Fuentes, para respaldar la decisión tomada por los uniformados, con cánticos como “¡Policía, amigo, tu pueblo está contigo!”.

En la parte superior de esa infraestructura, varios uniformados se apostaron ondeando banderas bolivianas. “No vamos a reprimir al pueblo, pedimos apoyar el motín en los nueve departamentos”, pidió un policía que salió de la unidad en motocicleta y con una bandera nacional, según la transmisión en vivo del diario El País en su muro de Facebook.

Pasadas las 20.20, en el Comando Departamental de Santa Cruz un grupo de policías se sumó al motín. Desde la parte alta del edificio, extendieron un cartel con la frase: “Motín policial”, en tanto que un uniformado, en la puerta principal, daba por hecho esa decisión y hacía conocer un pliego petitorio con puntos como “un aumento salarial al nivel actual”.

Mientras, en La Paz,  a las 08,30 los policías de la UTOP cumplían su labor de resguardo en inmediaciones de la plaza Murillo, centro del poder político. Varias personas se apostaron en una de las calles de acceso al centro del poder político pidiendo a los uniformados sumarse al motín.

Lo mismo ocurrió en Trinidad y en Riberalta, en Beni, en el comando departamental de Potosí y en el de Oruro.

No obstante, el comandante Calderón aseguró en una entrevista con distintos medios de comunicación que la medida solo se presentaba en Cochabamba. “En el resto del país las actividades son normales”, dijo.

Morales ratifica que no renuncia. Ante ese polarizado y conflictivo escenario, el presidente ha ratificado, como lo hiciera el jueves, que no va a renunciar al cargo y arengó a los sectores que lo respaldan a defender la democracia y su gobierno, cuyo mandato fenece el 22 de enero del próximno año. Dijo que no está solo en Bolivia ni el mundo.

“La derecha qué dice, quiero que sepan, ‘Evo tiene que renunciar’; quiero decirles, hermanas y hermanos, a ustedes, a toda Bolivia y al mundo ¡No voy a renunciar!, somos electos por el pueblo, respetamos la Constitución, vamos a defender nuestro proceso y desde el Desaguadero, frontera con Perú, convoco a todos nuestros movimientos sociales, a todos los sectores que están por la patria, la vida, la igualdad, la paz y la justicia social a defender nuestro proceso de cambio”, remarcó en un acto en el municipio fronterizo de Desaguadero.

El cívico Camacho anunció que entregará la carta de la renuncia del presidente Morales el lunes. Para el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, y la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, lo que los opositores intentan es tomar la casa de gobierno por la fuerza con los refuerzos que llegan de otras regiones.